En el céntrico paseo de Gràcia de Barcelona, encontramos la Casa Milà o La Pedrera

La Pedrerar es una unión entre fantasía y funcionalidad que convierten esta obra arquitectónica en una visita indispensable.

Es aquí donde Antoni Gaudí culminó su carrera, concibiendo un edificio modernista y adecuado a las nuevas necesidades sociales, sin olvidar nunca su fuente de inspiración principal: la naturaleza y las formas orgánicas.

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1984

Casa Milà, La PedreraEl encargo de Pere Milà de construir un edificio de viviendas dio la oportunidad a Antoni Gaudí, entre 1906 y 1912, de hacer realidad una de sus obras más completas.

Ocupando todo un chaflán del paseo de Gràcia de l’Eixample de Barcelona, el arquitecto levantó un edificio de estilo modernista sorprendente, organizado alrededor de dos patios interiores que proporcionan ventilación y luz a los pisos.

El protagonismo de las formas curvas y sinuosas en la Pedrera es rotundo, tanto en el exterior como en el interior.

La fachada de la Casa Milà es el mar en movimiento, donde las oleadas juegan con las algas de hierro forjado que sirven de reja a los balcones.

Los grandes bloques de piedra son una clase de piel que recubre el esqueleto de un edificio liberado de paredes de carga.

La Pedrera es, de hecho, el apodo despectivo con el que fue bautizada popularmente la casa por los habitantes de una Barcelona que quedaron boquiabiertos ante las modernas formas gaudinianas.

Casa Milà, La PedreraDeclarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1984, la Casa Milà, te permite visitar tres espacios:

Unas buhardillas de ensueño, estructuradas a base de arcos catenarios de ladrillo.

La azotea, donde las chimeneas recuerdan las siluetas de guerreros entre las dunas del desierto, y finalmente un piso de época.

Una casa para los señores Milà-Segimon
En 1905 Pere Milà y Roser Segimon contraen matrimonio.

Atraídos por la fama del paseo de Gràcia, compran una torre con jardín que ocupa una superficie de 1.835 metros cuadrados y le encargan al arquitecto Antoni Gaudí la construcción de su nueva residencia con la intención de ocupar el piso principal y alquilar el resto de las viviendas: La Casa Milà.

 

La PedreraLa singular estructura de La Pedrera, y la relación entre Antoni Gaudí y Pere Milà fueron objeto de burla.

 

 

Además de escarnio público y caricaturizadas en numerosas publicaciones satíricas de la època.

Historia moderna

Después de muchos años de abandono, la Casa Milà “La Pedrera” – declarada Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1984, fue restaurada y abierta al público como centro cultural el 1996.

Actualmente, des de enero de 2013, el edificio es la sede de la Fundación Catalunya La Pedrera y aloja un importante centro cultural de referencia en la ciudad de Barcelona por el conjunto de actividades que organiza y por los diferentes espacios museísticos y de uso público que aloja.

Deja un comentario