Moove Cars el gestor de VTC ha recibido 157 millones de un paraíso fiscal

El grupo Moove Cars, líder en España en número de autorizaciones de VTC, recibió el año pasado 157,5 millones de euros procedentes de las Islas Vírgenes.

Así lo acreditan las cuentas presentadas en Luxemburgo por dos de las cinco empresas interpuestas entre las cabeceras españolas del grupo y Stonepeak Plum 4 Ltd, la compañía radicada en el paraíso fiscal británico que está en la cúspide de la estructura societaria.

Moove Cars, a preguntas del diario InfoLibre, rehusó este lunes aclarar quiénes eran los dueños del dinero enviado desde las Islas Vírgenes y a qué se dedicó una vez transferido a España.

La operación para trasladar el dinero a España desde el paraíso fiscal se hizo en tres fases: primero, la compañía de las Islas Vírgenes Stonepeak Plum 4 Ltd traspasó los 157,5 millones de euros a una de sus filiales en Luxemburgo, denominada Stone Peak Plum Investments I Sarl.

Lo hizo mediante dos transferencias dinerarias: una de 20 millones en febrero y otra de 137,5 millones en abril de 2018 (Documento PDF).

En segundo lugar, la compañía receptora de los fondos se los traspasó a su filial, también con sede en Luxemburgo y de nombre prácticamente idéntico: Stone Peak Plum Investments II Sarl.

Por último, dicha sociedad envió el dinero a la española Garment Investments SL, cabecera en nuestro país del grupo Moove Cars [Documento PDF].

El entramado de sociedades

El grupo Moove Cars está formado en España principalmente por las compañías Moove Cars Sustainable Transport SL y Ares Capital SA, que a su vez son dueñas de 138 sociedades.

Moove, Ares y una tercera compañía, Aerocity, comparten una estructura accionarial que termina en las Islas Vírgenes.

El conjunto resultante lidera en España el negocio de la explotación de licencias VTC (Vehículos de Transporte con Conductor), las utilizadas por Uber y Cabify.

Sus 141 empresas –Moove, Ares, Aerocity y las 138 participadas– son propiedad de Stonepeak Plum 4 Ltd, una sociedad radicada en el paraíso fiscal británico de las Islas Vírgenes, uno de los más opacos del mundo.

Entre las tres empresas citadas que abanderan el grupo y Stonepeak Plum 4 Ltd hay hasta cinco empresas interpuestas, dos en España y tres en Luxemburgo, que camuflan la identidad de los accionistas dueños del negocio.

La estructura se asemeja a la de una muñeca rusa

Tanto Moove como Ares y Aerocity son propiedad de Siargao Directorship, S.L., empresa creada en Madrid en noviembre de 2017.

A su vez el socio único de Siargao Directorship es otra compañía española, denominada Garment Investments SL, creada en Madrid dos meses antes, en septiembre de 2017.

Por encima de Garment hay tres empresas luxemburguesas y, en la cúspide, una radicada en Islas Vírgenes, Stonepeak Plum 4 Ltd.

Esta última tiene su sede en el edificio Commerce House, en la calle Road Town de la isla Tórtola, en las Islas Vírgenes.

Es la actividad de las empresas luxemburguesas la que permite detectar la millonaria aportación realizada al grupo Moove Cars desde las Islas Vírgenes.

Las cuentas de 2017 de dos de estas compañías, Stonepeak Plum Investments I Sàrl y Stone Peak Plum Investments II Sàrl, recogen –en el apartado de acontecimientos posteriores al cierre del ejercicio– el ingreso de dos cantidades en 2018: 20 millones en febrero y 137,5 millones en abril.

En ese momento la estructura de empresas intermedias estaba integrada por cuatro compañías. En julio de 2018 aún se constituyó otra más, la quinta, Stone Peak Plum Topco Sàrl.

King Street

Los movimientos de dinero desde Islas Vírgenes comienzan justo antes del desembarco en el grupo empresarial español del fondo buitre estadounidense King Street Capital Management.

El primer ingreso, de 20 millones de euros, tiene lugar en febrero.

Al mes siguiente, concretamente el 16 de marzo de 2018, King Street comunicó la adquisición del 100% de Ares Capital y Aerocity.

En una entrevista con Cinco Días, Rafael García-Tapia, consejero delegado de Moove Cars, señaló que de la entrada de King Street y la «fusión» con Moove Cars, fundada en 2015, surge la actual empresa.

Según García-Tapia, el conjunto resultante tiene 2.146 autorizaciones y otras 1.000 en proceso de concesión.

El 70% de la propiedad, según este directivo, corresponde King Street.

El resto es de inversores españoles, pero el grupo Moove Cars no aclara su identidad.

No obstante, se conocen cuatro nombres desvelados a Expansión por ejecutivos del propio grupo: Jaime Castellanos (Lazard), Pedro del Corro (Torreal), Álvaro Garteiz (también de Torreal) y Jon Riberas (presidente de Gonvarri Steel Services).

Es importante aclarar que el dinero invertido por el fondo buitre no es de King Street, sino que esta compañía cobra por su administración un porcentaje y unas tasas. Los aportadores son otros.

El fondo estadounidense sí cuenta con una relevante presencia en los consejos empresariales. El presidente de Moove Cars, Garment Investments y Ares Capital, Nicolás Guardans, es analista de inversiones en King Street.

Pero no es el único hombre del fondo estadounidense en el entramado. Forman también forma parte del consejo de Garment Investments Casey Crooks, Michael Wengrofsky y David Mark Walch.

Los dos primeros están además en las tres sociedades de Luxemburgo.

En el consejo de Garment Investments figuran también el exdirectivo de ADIF Manuel María Puga; Rafael García-Tapia, ahora ejecutivo del grupo de capital riesgo Corpfin, y Pedro del Corro, director general de la compañía de inversión privada Torreal, que gestiona el patrimonio de la familia Abelló.

Junto a ellos figura en Garment Jaime Castellanos, presidente en España del banco de inversión Lazard.

Todos los citados forman parte no sólo del consejo de Garment Investments, sino también de Moove Cars, Ares Capital y Siargao Directorship.

En cuanto a Aerocity, sus administradores son Manuel María Puga Fernández y Rafael García-Tapia González-Camino.

Despidos en Cataluña

Aunque el sector VTC, cuyo auge ha puesto en pie de guerra a los taxistas, es conocido por las empresas Uber y Cabify, hay muchos más operadores en juego.

Las dos marcas más conocidas, que tienen sus empresas matriz en Holanda y Delaware (Estados Unidos), respectivamente, basan su negocio en la intermediación a través de aplicaciones.

En cuanto a sus conductores, la mayoría son autónomos o trabajadores de otras empresas que trabajan para Uber y Cabify.

Son estas empresas las que explotan las casi 13.000 autorizaciones de VTC que existen en España, objeto de compraventa en el mercado secundario.

Ahí, en la explotación de estas autorizaciones, es donde hay que insertar la actividad del grupo Moove Cars, que se considera ahora damnificado por el decreto de la Generalitat de Catalunya que obliga a contratar los VTC con 15 minutos de antelación.

Moove Cars el gestor de VTC ha recibido 157 millones de un paraíso fiscal

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here