Un taxista de Basauri viaja hasta Barcelona para recoger a un joven que llegaba de Malta y llevarlo gratis a Astrabudua

El joven de 20 años, Gorka Pérez, estudiante de un Grado Superior de Economía y Finanzas, pudo ayer por la tarde abrazar a su familia después de tres meses en Malta y gracias al gesto desinteresado de un taxista de Basauri.

El chófer no dudo en responder a la llamada de auxilio que sus padres lanzaron hace unos días a través de las ondas.

La pandemia del coronavirus le sorprendió de Erasmus a casi 3.000 kilómetros de su hogar y la repatriación se complicó más de lo deseable. El pasado 27 de mayo tenía que haber vuelto a su lugar casa, pero el viaje se complicó y no pudo volar con los 61 vizcaínos que también formaban parte de la expedición vizcaína.

Ante esta situación, su padre gestionó para los días posteriores otros dos vuelos, pero no hubo suerte y con el tráfico aéreo paralizado, se cancelaron.

Hace unos días, por fin, logró un billete con escala en Frankfurt, pero el vuelo llegaba hasta el Aeropuerto de Barcelona El Prat.

Debido al estado de alarma, era complicado el viaje desde Barcelona a Astrabudua, así que el padre llamó al Gobierno vasco, a la Ertzaintza y a la Guardia Civil, para saber si podía ir a recoger a su hijo a la ciudad condal, pero todo fueron pegas.

Sin saber que más hacer por la situación, llamó al programa de radio ‘El madrugador de Jon Gómez en Radio Nervión’ para contar su caso y la imposibilidad de que su hijo regresara.

Iñaki Sánchez, la licencia número 15 de taxi de Basauri, sorprendía a la audiencia y anunciaba que se ofrecía a ir a Barcelona sin cobrar.  Únicamente requería los gastos del viaje que han ascendido a 300 euros.

Alguien llamó a los Mossos

Lamentablemente, Iñaki tuvo que enfrentarse a un incidente al llegar al aeropuerto, ya que alguien se percató de que era de otro sitio y llamó a los Mossos d’Esquadra.

«Me pidieron los papeles y me dijeron que me había saltado el confinamiento, pero les demostré que no, yo llevaba todos los papeles en regla y al estar trabajando podía circular por cualquier punto de España», indicó Iñaki.

Su gesto también ha llevado consigo una ola de generosidad. «Una señora el otro día no dijo nada y me metió 20 euros por la ventanilla y otro señor me ha dado otros 50 euros para ayudar en los gastos del viaje», recordó.

Varios taxistas de Barcelona que hemos entrevistado en el aeropuerto, han criticado la acción de quién llamó por teléfono a los Mossos, «Al desaprensivo que lo hizo más le valdría preocuparse de las cucarachas (Cabify), en vez de atacar a los taxistas solidarios vascos que son nuestros compañeros», ha señalado un asiduo del aeropuerto.

Un taxista de Basauri viaja hasta Barcelona para recoger a un joven y llevarlo gratis

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su dirección de correo electrónico aquí