Los taxistas de Marruecos trabajan sin protección y con miedo al contagio del COVID-19

El miedo se ha apoderado de los taxistas en Marruecos.

Al principio, cuando había pocos casos era más llevadero, pero después de la rápida propagación del coronavirus, el miedo es palpable en todo el gremio.

Los taxistas de Marruecos trabajan sin ningún tipo de protección y esto es peligroso tanto para los profesionales como para los clientes.

A pesar de las operaciones de desinfección y de esterilización de los establecimientos y espacios públicos por parte de la administración, los taxistas deben de limpiar los vehículos por su cuenta, pero sin mascarilla y guantes protectores el riesgo es mucho más elevado.

En cuanto a las medidas, las únicas que ha adoptado el Ministerio del Interior han sido limitar las plazas de los taxis que pueden transportar a 6 personas, quedando ahora en 5 el límite máximo.

Los taxistas de Marruecos trabajan sin protección y con miedo al contagio del COVID-19