Mediaset condenada por decir que un taxista de Cádiz era capo de una lotería ilegal

Mediaset España Comunicación, S.A. ha sido condenada a indemnizar a un taxista de Cádiz con 5.000 euros por vulnerar su derecho al honor y a la propia imagen.

Los hechos ocurrieron en un reportaje emitido en el programa En el punto de mira, en junio de 2018, en el que se le señalaba como uno de los cabecillas de la lotería ilegal de Cádiz.

La sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia número 4 de Cádiz, ya firme, considera que «la información difundida sobre el taxista no fue veraz y que hubo una intromisión ilegítima en los derechos fundamentales».

En el reportaje se decía:

“Hemos seguido los pasos de uno de los clanes que está detrás de la lotería ilegal: los responsables de un puesto de mercadillo. Se reparten el negocio con otras familias que, según la Policía, blanquean los beneficios en negocios tapadera. El hombre al que buscamos es un taxista. La Policía sospecha que usa presuntamente su licencia para blanquear el dinero de la lotería ilegal. Ese taxista solo trabaja de ocho a dos y nunca hace servicios los fines de semana, pero conduce un Mercedes. Lo esperamos cerca de su parada de taxi. No tardamos en dar con él”.

Mientras se produce la locución, se emiten imágenes de la parada de taxis que hay en la plaza San Juan de Dios y se enfoca un taxi modelo Mercedes con los cristales traseros tintados y la matrícula pixelada.

La reportera se dirige al demandante –cuya cara también se pixela– en la calle Plocia y le manifiesta: “Usted se dedica al negocio de la lotería, ¿verdad?”. El hombre responde: “Yo no, yo soy taxista”. La reportera insiste: “Según la Policía, usted se dedica a vender lotería ilegal”, a lo que él contesta: “La Policía que diga lo que quiera, yo no tengo lotería ilegal, yo lo que tengo es un taxi”.

A continuación una voz en off dice: “El hombre al que los investigadores señalan como cabecilla de uno de los clanes se va en su taxi”. La reportera prosigue: “Aunque él lo niega, categóricamente además, la Policía nos asegura que este taxista tiene un ejército de cuponeros vendiendo en la calle”.

Vulneración del honor

En su sentencia, la magistrada Graciela González precisa que la libertad de información tiene “una posición prevalente” frente al derecho al honor siempre y cuando la noticia publicada sea veraz, lo que no ha sido así en este caso.

En el juicio, “no se ha probado la veracidad de la información difundida”, afirma la magistrada, que considera “insuficiente” que Mediaset se haya amparado en la procedencia policial de sus fuentes para justificar su “diligente labor de contraste informativo” en un reportaje “de interés general”.

“Hubiera sido necesaria la declaración testifical de los policías o, al menos, algún informe que pusiera de manifestó la existencia de sospechas fundadas sobre la actividad de venta y distribución de lotería ilegal por parte del taxista. Tampoco consta en el programa emitido la declaración de ningún agente”, advierte la juez.

Lo que sí se ha aportado a la causa es un informe remitido por la Unidad del Cuerpo Nacional de Policía Adscrita a la Comunidad Autónoma de Andalucía que indica lo siguiente: “No constan en nuestros archivos ninguna denuncia por venta o distribución de lotería ilegal a nombre del demandante”.

Para la juez, “resulta evidente” que el derecho al honor del taxista se ha vulnerado con este reportaje, en tanto que “le hacía desmerecer en la opinión de los demás” al ser identificado como jefe de una organización ilegal»

Mediaset condenada por decir que un taxista de Cádiz era capo de una lotería ilegal

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su dirección de correo electrónico aquí