Ratas, bichos y máquinas que no funcionan en la zona de espera del aeropuerto

Los taxistas están hartos del mal estado en que se encuentran las instalaciones de la zona de espera de la terminal T1 T2 del aeropuerto de Barcelona. Se trata de un espacio situado a unos dos kilómetros del aeropuerto, donde los taxis tienen que esperar para recoger pasajeros en las zonas de llegada.

La asociación Elite Taxi Barcelona denuncia que hace ya tiempo que aparecieron ratas, incluso dentro de las máquinas expendedoras.

Ahora, además, las máquinas de vending de café, agua y refrescos ya no funcionan y tampoco está el ‘Food Truck’ que abastecía a los taxistas durante las largas horas de espera en la parrilla.

«El servicio de food truck ni está ni se le espera, y no podemos entender como no se da una solución al menos temporal para atender la demanda y la necesidad de los profesionales que esperamos horas para dar servicio».

«Mención aparte supone la cantidad de ratas que se pasean tranquilamente por las zonas de espera tanto de día como de noche».

Las quejas de los taxistas no son nuevas. Desde hace años vienen denunciando la falta de salubridad de los aseos en las zonas de espera de las dos terminales, la falta de servicios de restauración, la insalubridad y, ahora se suma a esto que las máquinas expendedoras tampoco funcionan.

Aena abandona a los usuarios

Cabe recordar que en la pasada edición del Mobile World Congress, muchos de los viajeros que llegaban al aeropuerto tuvieron que soportar largas horas de espera para poder desplazarse en taxi, ya que Aena no dotó a las terminales de los controladores del servicio.

El día 15 de junio el Aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona el Prat, volvió a poner en servicio la Terminal 2 e informó que las instalaciones se habían adaptado a los requerimientos de las autoridades sanitarias para facilitar la llegada y la salida de viajeros.

Pero parece que el anuncio de la infraestructura no cubría la correcta operatividad y atención a los usuarios que llegaban a esta terminal, al igual que a la terminal 1, donde había cientos de taxis esperando en la zona de espera sin ningún controlador que les diese vía libre para dirigirse a las terminales.

Ratas, bichos y máquinas que no funcionan en la zona de espera del aeropuerto