5.000 taxis de Barcelona en marcha lenta contra Uber

Unos 5.000 taxistas de Barcelona han realizado este jueves una marcha lenta por el centro de la Ciudad Condal en protesta por la vuelta de Uber. Los manifestantes se han concentrado en la avenida Maria Cristina para dirigirse hasta el Parlament. Allí una representación del sector se ha reunido con los diputados de las diferentes formaciones.

La protesta ha avanzado con una marcha lenta por la Gran Vía hasta la Via Laietana, donde se han detenido ante la sede de Fomento del Trabajo, para continuar posteriormente por el paseo de Isabel II y la avenida Marqués de la Argentera hasta el parque de la Ciutadella, donde se encuentra el Parlament.

El portavoz de Elite Taxi Barcelona, Tito Álvarez, ha explicado este jueves que la empresa ha realizado 1.500 peticiones de trayecto desde el martes y ninguna ha sido aceptada, por lo que ha calificado a los profesionales que se han inscrito según Uber a la plataforma de «taxistas invisibles».

Álvarez ha asegurado que los taxistas no quieren la presencia de Uber en Barcelona «ni legal ni ilegalmente» y ha retado a la empresa de transportes a que demuestre que cuenta con los coches con los que asegura trabajar.

Según el portavoz de Elite Taxi, los taxistas no quieren trabajar con Uber, por lo que ha augurado que «deberán marcharse o continuarán haciendo el ridículo como lo llevan haciendo 48 horas».

Además, Álvarez ha recordado que ya han conseguido que Uber tuviera que dejar de operar en Barcelona dos veces y ha augurado que no se cansarán: «Nos encanta demostrar a la sociedad que se puede ganar en estas empresas».

El líder sindical ha descartado una huelga de taxis como la que mantuvo cortada la Gran Vía durante el verano de 2018 y ha apuntado que «todo el mundo puede estar tranquilo» ya que no se bloqueará el Mobile World Congress.

El Instituto Metropolitano del Taxi (IMET) a través de una nota de prensa emitida el pasado martes, pidió a Uber que compareciese en su sede para verificar si cumplía con lo establecido en el Decreto 314/2016 de la Generalitat de Catalunya.

Uber tiene pendientes con el IMET dos temas claves relacionados con la garantía de la transparencia de la tarifa al usuario.

Según informó el IMET, a los taxistas que operen con la aplicación no adaptada, se les abrirá un expediente informativo que puede derivar en una sanción e incluso en retirada de la licencia.

5.000 taxis de Barcelona en marcha lenta contra Uber