Australia le exige a Uber que mejore, o que cierre

Los laboristas han cuestionado si se debería permitir que el gigante del transporte Uber siga operando en Nueva Gales del Sur después de que el regulador de la industria revelara un fallo sistemático de la compañía para informar problemas de seguridad, verificar que los conductores estuvieran realizando una capacitación obligatoria y evitar que registraran jornadas de trabajo de hasta 17 horas al volante.

Daniel Mookhey, portavoz de NSW Labor, dijo que la conducta de Uber, que incluía incumplir su obligación legal de informar más de 500 incidentes de seguridad durante 18 meses, era «espantosa» y argumentó que cualquier otra empresa de transporte en esa posición se vería obligada por el gobierno a cerrar.

«El ministro tiene que explicar por qué no ha cerrado las operaciones de Uber hasta que esté seguro de que cumplirán la ley. Si no podemos confiar en que Uber operará de manera segura, el gobierno no debería permitir que Uber opere».

Uber perdió dos veces su licencia para operar en Londres, primero en 2017 y luego nuevamente en 2019 después de que el regulador de transporte de la ciudad planteó serias preocupaciones de seguridad, incluido el hecho de que la compañía no detuviera más de 14.000 viajes realizados por conductores que habían falsificado sus identidades.

En cada caso, Uber ganó apelaciones legales y se le permitió seguir operando con un juez que descubrió recientemente que era una entidad «apta y adecuada» para tener una licencia.


David Cameron presionó a Boris Johnson en nombre de Uber

 

David Cameron presionó a Boris Johnson en nombre de Uber


En Nueva Gales del Sur, el Comisionado de Transporte Punto a Punto multó a Uber con 203.500 dólares por 37 de sus infracciones más graves, que incluyeron no informar a la comisión sobre presuntas agresiones sexuales denunciadas a la policía, después de una auditoría de la empresa revelada por The Sydney Morning Herald.

Una portavoz del ministro de Transporte, Andrew Constance, no respondió directamente al desafío de Mookhey, sino que dijo que la seguridad era la máxima prioridad para el gobierno en cualquier modo de transporte.

“La Comisión de Transporte Punto a Punto lleva a cabo auditorías de seguridad con regularidad para garantizar que todos los proveedores, incluidos los taxis, los vehículos de alquiler y los proveedores de viajes compartidos, estén cumpliendo con la ley”.

El secretario nacional del Sindicato de Trabajadores del Transporte, Michael Kaine, quien durante mucho tiempo ha hecho campaña para que un regulador federal dedicado supervise a Uber y otras compañías de transportes similares, criticó la respuesta del gobierno de Nueva Gales del Sur, diciendo que la multa era demasiado pequeña, demasiado tarde.

«Las brechas de seguridad descubiertas son graves, alarmantes en número y ponen vidas en peligro, pero la multa es una palmada en la espalda que ni siquiera registrará un problema en el balance de Uber».

“Se cancelará como el coste de hacer negocios: el gigante de Silicon Valley firmará el cheque y continuará el ciclo de explotación que está hiriendo y matando a personas en la búsqueda mortal de sus propios beneficios.

¿Cuántos trabajadores australianos deben sufrir lesiones graves o morir antes de que los gobiernos se enfrenten a estos matones corporativos?».

Uber estuvo bajo presión el año pasado después de que varios de sus usuarios de Uber Eats perdiesen la vida en las calles.

Australia le exige a Uber que mejore, o que cierre