Barcelona incorpora 191 microparadas de taxi para reducir los viajes en vacío

Barcelona ha puesto en marcha un nuevo tipo de paradas de taxi que deberían ayudar a mejorar la fluidez del tráfico y reducir la contaminación en la ciudad. Se llaman microparadas y tienen capacidad para dos o cuatro vehículos. Estos espacios se añaden a las paradas convencionales y tienen por objetivo evitar que haya tantos taxis circulando sin pasajeros.

Los taxistas tendrán más puntos donde pararse y, de esta forma, afirma el Ayuntamiento, ahorrarán combustible, se mejorará la fluidez vial en la ciudad y, de rebote, se contribuirá a reducir la contaminación.

El primer teniente de alcalde, Jaume Collboni, ha afirmado que se trata de una medida «muy ambiciosa» y que además, ayudará a garantizar la accesibilidad al servicio del taxi en los barrios que no tenían ninguna parada.

191 microparadas antes de terminar el año

De momento, el Ayuntamiento ha pintado sólo ocho pero antes de acabar el año habrá 191 en toda la ciudad, que se sumarán a las 273 convencionales que ya existen. Entre septiembre y octubre se pintarán 51 y se habilitarán 140 más hasta diciembre.

La ubicación de los puestos se ha pactado con el sector del taxi. El Ayuntamiento asegura que, por ejemplo, en el Eixample cada ciudadano dispondrá de una microparada a un máximo de 120 metros de distancia.

Éstas son las que ya se han habilitado durante el verano:

  • calle de Llançà, 25
  • calle de Cardedeu, 2
  • calle del Cinca, 9
  • calle de Garigliano, 23
  • calle de Alfons el Magnànim, 57
  • rambla de Guipúzcoa, 65
  • rambla de Guipúzcoa, 101
  • calle de Fluvià, 198

Picmi Taxi, a punto de estrenarse

Según ha confirmado el Ayuntamiento, la medida se pone en marcha en paralelo a la puesta en marcha de Picmi Taxi, que entrará en funcionamiento después del verano. Se trata de una nueva funcionalidad de la aplicación AMB Movilidad y permitirá que los ciudadanos puedan pedir un taxi cuando estén en la calle.

De esta forma se quieren evitar las peticiones «a mano alzada». La presidenta del IMET, Laia Bonet ha explicado que el objetivo es que este gesto se pueda hacer «de forma virtual» y que además los taxistas que se encuentren estacionados en las paradas tendrán prioridad a la hora de recibir una asignación.