Chicago aumentará 40 millones al año los impuestos a Uber y Lift

La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot se está moviendo para golpear a las Uber y Lift con un aumento de impuestos de 40 millones de dólares al año.

Según la propuesta de la alcaldesa, el coste de llamar a un Uber o Lyft aumentará hasta 2,28 dólares por viaje por encima de lo que ahora se paga en impuestos municipales.

Todos los que realicen un viaje directo sin escalas y no recojan a otros pasajeros pagarán al menos 53 centavos más por trayecto.

El Ayuntamiento de Chicago aún debe aprobar la medida

Lightfoot ha estado señalando durante semanas que aumentaría las tarifas más allá de los 72 centavos por viaje que cobra ahora la ciudad.

Señalando el aumento de la congestión, especialmente en el centro, la alcaldesa en un comunicado describe los aumentos de tarifas como «los primeros pasos» hacia un impuesto de congestión más amplio al estilo de Londres.

Aunque se necesita mucha más investigación para hacer eso, dice que la acción es necesaria «para mejorar la movilidad y promover nuestros objetivos de garantizar un acceso sostenible, asequible y confiable a las opciones de transporte en cada vecindario».

Algunos de los 40 millones en nuevos ingresos irían a ayudar a la Autoridad de Tránsito de Chicago a desarrollar siete zonas prioritarias para autobuses en los lados sur y oeste.

Otra parte de los ingresos se destinará a otros esfuerzos contra la congestión no especificados.

Sin embargo, la mayoría de las ganancias irán al tesoro general de la ciudad, lo que ayudará a Lightfoot a cerrar una brecha de 838 millones en el nuevo presupuesto que tiene previsto presentar la próxima semana.

Oposición esperada

Se espera que la propuesta atraiga una fuerte oposición de las compañías de transporte.

«Esto no es algo con lo que estén satisfechos», dijo Rosa Escareño, comisionada del Departamento de Asuntos Comerciales y Protección al Consumidor de la ciudad, después de informar a las empresas sobre el plan. «A ninguna empresa le gusta que se les impongan tarifas. Pero los datos (de congestión) son muy reveladores».

Así funcionaría la nueva estructura fiscal

Solo un tipo de conductor vería su caída de impuestos: aquellos que comparten viajes con otros en un vehículo que realiza varias paradas.

Ese impuesto sobre tales «viajes compartidos» bajaría siete centavos, a 53 centavos por viaje, siempre que el viaje no implique detenerse o ser recogido en el centro.

El centro de la ciudad se define más o menos como el área entre el lago y hasta el oeste como Ashland Avenue, y desde Roosevelt Road hasta North Avenue.

Navy Pier está exceptuado.

Las tarifas más altas del centro se aplicarían entre las 6 de la mañana y las 10 de la noche, de lunes a viernes, cuando la congestión es peor.

Los viajes a los aeropuertos O’Hare o Midway, McCormick Place y todos los demás viajes seguirían siendo los mismos, con un recargo de impuestos de 5 dólares por viaje.

Impuestos más altos

Todos los otros viajes tendrían un impuesto más alto.

Los viajes únicos sin escalas fuera del centro de la ciudad y los viajes compartidos hacia o desde el centro vendrían con un impuesto de 1,25, en comparación con 72 centavos ahora.

Aquellos que viajan desde, por ejemplo, Lincoln Park u otro vecindario del centro se enfrentarían a la mayor mordida. Su impuesto se cuadruplicaría, pasando de 72 centavos por viaje ahora a 3 dóalres, un aumento de 2,28.

«Estas iniciativas representan un paso importante para garantizar que la red de transporte de Chicago siga siendo equitativa, accesible y segura en el futuro», dijo Escareño. «Con esta información adicional, tendremos las herramientas para continuar desarrollando políticas con visión de futuro que apoyen a los trabajadores de Chicago y al mismo tiempo preservar las opciones dentro de la industria de vehículos públicos».

Más noticias del taxi en Chicago

Chicago aumentará 40 millones al año los impuestos a Uber y Lift