Hablamos con un conductor de Uber en Filadelfia sobre la patética respuesta de la compañía a la pandemia

El 24 de marzo, Anil Subba, un inmigrante nepalés de unos cuarenta años que vivía en Queens, murió de coronavirus.

Dos semanas antes, había conducido al aeropuerto John F. Kennedy en su calidad de conductor de Uber, donde recogió a un pasajero que presentaba síntomas de la enfermedad.

Subba se puso en cuarentena después de esa experiencia, sin recibir ayuda de Uber.

Pero luego fue hospitalizado y, después de recibir respiración artifical, Subba se convirtió en el primer conductor de Uber (que sabemos) en morir como resultado de contraer el coronavirus en el trabajo.

El 23 de marzo, el día antes de la muerte de Subba, Uber envió un correo electrónico a todos sus conductores alentándolos a permanecer en las carreteras.

«Estás llevando a los trabajadores esenciales a sus turnos y a casa de nuevo», decía el mensaje.

“Estás llevando comida a las personas que se quedan en casa. Y estás haciendo todo esto mientras intentas mantener tu propio mundo unido».

El correo electrónico también incluía una carta que el CEO de Uber, Dara Khosrowshahi, escribió al presidente Donald Trump, instando a las autoridades federales a asumir el coste de apoyar a los conductores que, como Anil Subba, se negaban a conducir por miedo a propagar el virus.

Hasta ahora, Uber no ha estado dispuesto a cargar con esa carga, a pesar de anunciar a principios de este mes que la compañía tiene reservas de efectivo de 6.000 millones para aislar a la empresa del choque de COVID-19.

El 7 de marzo, cuando los casos de coronavirus en todo el mundo pasaron de los 100.000, Uber lanzó una nueva política que brinda «asistencia financiera» a los conductores que son diagnosticados formalmente con COVID o «puestos en cuarentena por una autoridad de salud pública».

El 15 de marzo, la compañía dio a conocer más detalles sobre la política, pero no dio detalles sobre qué tipo de «asistencia financiera» podrían esperar los conductores contagiados.

Aún así, los conductores enfermos en todo el país informan serios problemas para obtener incluso esta escasa asistencia.

Hasta la fecha, la compañía no ha anunciado ningún plan para alentar a los conductores a salir de las calles, apoyar a los conductores que corren un mayor riesgo debido a afecciones médicas preexistentes, ni ofrecer ningún alivio a los miles de conductores que han decidido dejar de trabajar como resultado del virus.

El 25 de marzo, Jonah Walters, de Jacobin, habló con un conductor de Uber en Filadelfia sobre su decisión de dejar de conducir y la negativa de Uber de apoyar a sus trabajadores más vulnerables en este momento.

Se le ha otorgado el anonimato para protegerlo de represalias.

¿Cuánto tiempo llevas conduciendo por Uber en Filadelfia?

He estado Ubering casi cinco años. He hecho unos 7.000 viajes. Al principio tenía una camioneta, así que hice UberXL, que es Uber para cinco o más personas. Lo hice durante 7 meses, pero era insostenible.

Estaba desde las 18:00 horas hasta las 4:00. Era desgaste por el tipo de clientes nocturnos que llevaba.

Entonces compré un coche más pequeño y dejé de conducir por la noche. Ahora, trato de trabajar desde las 11:00 18:00, de lunes a viernes.

Estimación aproximada, ¿cuánto puedes ganar, en el mejor peor momento?

Es muy raro, por supuesto, pero a veces obtienes esos uno de cada mil viajes. Como una vez que llevé a unas personas de Filadelfia al Bronx en medio de la noche. Esa noche gané 800 dólares.

Por lo normal diría que puedo ganar 700 dólares en una muy buena semana. Eso si estoy trabajando muy duro, como 14 horas cada día.

Mis peores días son en verano. Una gran parte de la base de pasajeros son estudiantes universitarios. Sin estudiantes universitarios en la ciudad, hay aproximadamente un 30 por ciento menos de eventos. A veces en el verano, puedo trabajar todo el día y solo ganar unos 50 dólares o algo así. En una mala semana solo gano entre 150 y 200 dólares, y eso es saliendo todos los días.

Cuéntame qué sucedió el lunes 16 de marzo. ¿Por qué tomaste la decisión de dejar de conducir ese día?

Ya había estado hablando con algunos familiares y amigos sobre la situación del coronavirus. Al comenzar el lunes, la actitud era: «el virus se está poniendo mal, así que trata de trabajar lo máximo mientras puedas». Incluso mis padres realmente me alentaron a trabajar mucho esa semana. Así que el lunes por la mañana, salí esperando trabajar toda la semana.

Los conductores de Uber somos responsables de pagar el mantenimiento de nuestro propio automóvil, y eso incluye la limpieza. Antes de salir el lunes pude encontrar algunas toallitas. Tuve suerte, eso fue antes de que las tiendas comenzaran a quedarse sin stock.

Luego terminé recogiendo a dos personas enfermas, en viajes separados, de dos hospitales diferentes.

No tengo ninguna razón para pensar que estos pasajeros tenían coronavirus, pero estuve expuesto a multitud de gente en las aceras de dos hospitales diferentes.

Muy rápidamente, también terminé en el aeropuerto, que obviamente es otro lugar que hubiera preferido evitar. Y luego me llamaron a la estación de la calle 30 [terminal Amtrack de Filadelfia].

En realidad, la persona que recogí de la estación de la calle 30 venía de de Nueva York, y eso me dió alguna pista.

La chica me que las cosas se estaban poniendo mal en Nueva York, los jóvenes finalmente comenzaron a tomarselo en serio, con guantes y mascarillas. La llevé a los suburbios de Filadelfia, donde planeaba recluirse hasta después de la pandemia.

Mis experiencias ese día me hicieron darme cuenta de que estaba en más peligro de lo que pensaba. No tengo seguro médico. [Debido a que los conductores están clasificados como autónomos, no empleados, Uber no proporciona seguro.]

Estuve en Medicaid hasta que expiró en febrero, y se me había olvidado volver a solicitarlo.

Me di cuenta de que estaba conduciendo, posiblemente exponiéndome a la enfermedad, sin ninguna forma de pagar la asistencia médica en el caso de que enfermase.

Esa noche tomé la decisión de dejar de conducir, para evitar contraer la enfermedad o propagarla yo mismo.

¿Tienes algún ahorro al que recurrir?

No tengo ahorros. Para ser honesto, cualquier dinero que hubiera guardado como ahorro se ha destinado a cubrir los costes de reparación de los coches a lo largo de los años.

Obtuve una tarjeta de crédito Pep Boys cuando comencé a trabajar para Uber, porque no podía pagar las reparaciones que necesitaba para seguir conduciendo. Acumulé mucha deuda de esa manera. Todo lo que podría haber ahorrado para emergencias como esta fue para saldar esa deuda. Incluso vendí mi camioneta para pagarla.

¿Puedes describir cómo ha sido la comunicación de la empresa?

Ha sido una decepción. Básicamente dicen que si me contagio por el virus, me ayudarán.

La última comunicación que tuve de Uber fue hace unos días, diciendo que están en proceso de averiguar cómo ayudarnos para coneguir el desinfectante para nuestros coches.

Pero no he recibido ninguna ayuda.

Honestamente, me he sentido derrotado. Volví a leer ese correo electrónico de hace dos días [que incluía la carta del CEO al presidente y alentaba a los conductores a seguir trabajando], y pensé, vaya, qué respuesta de mierda.

Especialmente el tono, no podía creer que estuvieran actuando como si estuvieran haciendo todo lo que podían. Nos están dando un centavo y actúan como si fueran diez mil dólares.

No están ofreciendo nada a personas como yo, que están optando por no participar de Ubering por completo para evitar la propagación. No he visto nada que sugiera que podría ser una buena idea dejar de conducir para evitar la propagación de COVID-19. En toda la comunicación de la compañía, solo hay un estímulo extraño y pasivo para continuar conduciendo.

La compañía claramente está tratando de inculcarnos el sentido de que es socialmente importante, incluso esencial, que sigamos conduciendo. Pero no se menciona la seguridad de los conductores. Tampoco se alienta a los conductores para que tomen medidas de precaución.

¿Conoces a alguien que trabaje para Uber que todavía esté conduciendo en este momento?

No lo creo. la mayoría lo han dejado.

He activado mi aplicación varias veces en los últimos días, solo por curiosidad.

Parece que el proceso creciente sigue funcionando, lo cual es extraño. La forma en que funciona la aplicación es que las tarifas aumentan cuando la red no satisface la demanda de viajes.

Cuando están «en aumento», como lo llaman, a los clientes se les cobra más y a nosotros nos pagan más. Es una forma de incentivarnos a salir y conducir en ciertas zonas.

Supongo que si todavía estás conduciendo, debes estar haciendo mucho dinero. En realidad, es bastante oscuro incentivar a los conductores a salir y potencialmente propagar la enfermedad, especialmente cuando la compañía ha dejado claro que solo ofrecerán asistencia de emergencia si realmente contraes el coronavirus.

¿Que necesitas? ¿Qué podría ofrecerte Uber que te permita mantenerte a flote durante todo esto?

En este momento, lo más valioso sería pagar unas pocas semanas. Eso me ayudaría inmensamente.

Es una locura lo bien que le está yendo a la compañía.

Uber es una de las empresas más exitosas de nuestra economía. Y, sin embargo, no sienten ninguna responsabilidad ante los miles de conductores como yo que están optando por no trabajar para evitar la propagación del virus.

Ni siquiera han mencionado la posibilidad de extendernos cualquier ayuda o asistencia. Uber es patética.

Hablamos con un conductor de Uber en Filadelfia sobre la patética respuesta de la compañía a la pandemia

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su dirección de correo electrónico aquí