Havârneanu, diputado de USR en Rumanía, pide que Uber y Bolt puedan usar el carril Bus-Taxi

Filip Havârneanu, diputado del partido de derechas Unirea Salvați România (USR), ha presentado un proyecto de ley al Parlamento porque le gustaría tener los mismos derechos entre los conductores de Uber y Bolt y los de los taxis. Havărneanu afirma que la medida evitaría los atascos de tráfico y la congestión en las calles.

“A través de la iniciativa que firmo y que cuenta con el apoyo de varios compañeros de USRPLUS, he solicitado que los autos que transportan transporte alternativo, respectivamente a través de plataformas como Uber o Bolt, puedan utilizar el carril de transporte público especialmente diseñado, como ocurre ahora en el caso de los taxis», ha indicado el diputado».

«Por el momento, solo los conductores que llevan taxis se benefician de esta posibilidad, y creo que al usar los carriles que los gobiernos locales han habilitado para autobuses o trolebuses, podríamos evitar la congestión y, por supuesto, podemos tener en cuenta menos tensión del tráfico, determinada por los bloqueos y la presión del tiempo», escribió Havărneanu en Facebook.

Las críticas a la descabellada proposición no han parado de lloverle en cuanto publicó el post.

«No creo que esté sano del ático. Me pregunto con qué criterio terminan algunos de ustedes haciendo leyes, cuando no saben atarse los cordones de los zapatos«, es la respuesta de un usuario de Facebook.

«¿Y cómo te aseguras de que simplemente utilicen los carriles en su interés personal?
No habrá suficientes policías para verificar quién está realmente dentro de los vehículos».

«Qué hermoso te haces pasar por un sirviente de Europa, no sirves al pueblo rumano en absoluto».

Incluso algún seguidor de su propio partido ha criticado la propuesta:

«Philip, somos colegas, pero no estoy de acuerdo en absoluto con esta iniciativa y creo que debería detenerse. Como ciclista, peatón y cliente de STB, esta iniciativa dificultaría aún más el tráfico al fomentar la parada en el carril y bloquearía los autobuses de STB. Una buena iniciativa sería fomentar el transporte público real».

Cabe destacar que el transporte de taxi se realiza con una autorización emitida por la oficina del alcalde local, no por la ARR, que es otra entidad. Las licencias de taxi pagan los impuestos dentro de los presupuestos generales de Rumanía, y no es así con las plataformas como Uber y Bolt que trabajan en el país, las cuales no aportan nada al Estado.

Uber, bolt y el resto de empresas de Transporte Alternativo con Conductor son actividades que se realizan en plataformas privadas, no son en absoluto actividades similares a los taxis autorizados por la ley 38 de transporte.

El taxi autorizado por la ley 38 es público porque se puede acceder a él desde cualquier lugar de la calle, tiene señales específicas y sobre todo tiene un taxímetro, aprobado por la Oficina de Metrología de Rumania que calcula el importe del servicio. (Precisamente en Rumanía el taxista recibe el nombre de ‘taximetrista’.

Prácticamente en este momento el Transporte Alternativo con Conductor tal y como está autorizado en la ley 204 es una alternativa al taxi, pero de ninguna manera es lo mismo, ya que no se ha redactado una ley específica en el país.

Havârneanu, diputado de USR en Rumanía, pide que Uber y Bolt puedan usar el carril Bus-Taxi