Los taxistas de A Coruña piden un reglamento urgente para las VTC

Se cumple un mes de la llegada de Uber a las calles de A Coruña, que se unió a Cabify.  El sector del taxi afirma sufrir sus consecuencias, criticando, sobre todo, el “limbo legal” en el que trabajan.

“Tuvimos una primera toma de contacto con el Ayuntamiento hace unas semanas y la verdad es que fueron receptivos. Pero claro, todo está pendiente de que la Xunta saque una norma que lo regule a nivel autonómico para, a través de ella, meterse un poco más en tema local”, explica Antonio Vázquez, presidente de Radio Taxi.

“Les explicamos lo que había y ellos mismos lo ven en la calle así que dijeron que lo iban a estudiar y actuar. Esperemos que sea poco tiempo el que les lleve”,.

Cataluña, Valencia o el País Vasco son algunos de los ejemplos que ponen los taxistas para que la Xunta redacte cuanto antes un reglamento. “Así la Policía Local o la Guardia Civil sabrían cuáles son las cosas que pueden hacer y las que no porque de momento está todo en el aire”, indica el presidente de Radiotaxi.

Incumplimientos

Uno de los aspectos que más molestan a los taxistas coruñeses es el intrusismo que realizan los conductores de Uber y Cabify en la ciudad ya que, por norma, solo pueden llevar clientes cuando estos solicitaron el viaje previamente a través de la aplicación móvil correspondiente.

“Una de las normas claras que está totalmente tipificada es que no pueden estar en zonas de influencia. Nosotros, por ejemplo, no tenemos una parada propia en la Torre de Hércules que es una zona muy concurrida en estos meses y ellos están continuamente, solo hace falta estar allí un rato para verlos. Entran en el parking, si hay algún hueco se quedan un rato… Están en zonas de captación como las de ocio y turísticas con la disculpa de que están circulando”, asegura Antonio Vázquez.

Garantías

Las seguridad con la que viaja el cliente también es otro de los puntos que preocupan al sector del taxi, que ponen de manifiesto los exámenes y pruebas que tienen que superar.

“Tienes un carné de conducir, te dan un teléfono y un coche y te pones ya como servicio público, mientras que nosotros tenemos que hacer unos exámenes que consideramos que son buenos por parte del Ayuntamiento, porque somos los primeros que queremos que el que venga a trabajar en el taxi no sea para 15 días sino porque le gusta de verdad o lo necesita, que no entre por la puerta cualquiera”, indica Vázquez.

Los taxistas de A Coruña piden un reglamento urgente para las VTC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here