Los taxistas de València denuncian bloqueos de coches y multas por parte del Consell

La Plataforma de Afectados por la Nueva Ley del Taxi denunció ayer los problemas que sufren por el retraso en la renovación de la tarjeta identificativa.

La presidenta de la entidad, Isabel Segura, culpó de esta situación a la Conselleria de Transportes, cuya demora en los trámites suponen «multas de hasta 400 euros y la inmovilización de los vehículos».

En Valencia y su área metropolitana circulan aproximadamente 2.900 taxis

La tarjeta identificativa de cada conductor debe renovarse cada cinco años, con los nuevos chóferes contratados e incluso con la renovación de contrato de los mismos.

«Es fácil de comprender el movimiento que hay y que conste que no es barato el trámite porque nos cuesta cada vez 50 euros».

Tras varios episodios con la Policía Local, que ha llegado a enviar los taxis de València al depósito de la grúa por la falta de tarjeta, la plataforma decidió denunciarlo.

«Nos dan un resguardo cuando pedimos la tarjeta con una validez de 15 días, pero el problema es que el proceso tarda varios meses».

Por el contrario, fuentes de la Conselleria de Transports señalaron los retrasos:

«Se debe a que en algunos casos taxistas o sus asociaciones no presentan la documentación correctamente. Según la normativa, desde los servicios territoriales se les podría requerir para la subsanación y, pasados 10 días, dictar resolución de desistimiento, lo cual les obligaría a tener que volver a presentar la documentación y a pagar nuevamente la tasa.

 

Pero en lugar de proceder así, se espera a que se presente toda la documentación y entonces emiten la tarjeta. Si un taxista presenta la documentación correctamente, la obtiene dentro del plazo».

Desde la plataforma sostuvieron que se «acumulan solicitudes de emisión de tarjetas, muchas de ellas de antes de la pandemia, sin darles salida en meses y sin preocuparse de notificar el problema a la Policía Local para evitar actuaciones injustas».

«La dejadez de funciones de la Administración autonómica se traduce en multas, paralización de taxis y conductores tratados en ocasiones como delincuentes, que no pueden trabajar durante días por no haber recibido a tiempo un ‘cartón’ que se podría imprimir en cinco minutos».

No sirve de excusa la situación actual por el Covid-19, porque muchas de las solicitudes se presentaron meses antes de la pandemia.

«Somos muchos los taxistas que estamos reclamando todas las semanas nuestro documento identificativo por miedo a sanciones, pero hacen caso omiso, alegando que están saturados, que sólo disponen de una persona para poder tramitar todas las tarjetas, que no dan abasto».

Lo cierto es que la administración no se ha preocupado de ofrecer una solución temporal.

Por ejemplo, una normativa que amplíe los plazos del documento provisional o, como mínimo, avisando a la policía de este problema administrativo.

Contenido protegido con copyright excepto para los clientes abonados a Todotaxi y según los términos de su contrato.

Los taxistas de València denuncian bloqueos de coches y multas por parte del Consell