Los taxistas israelíes ganan la batalla de las tarifas en sus protestas

Las protestas de los taxistas israelíes en Yerushalayim han conseguido ganar la batalla de las tarifas este domingo, ya que se suspendió un nuevo sistema tarifario que los taxistas consideraban injusto.

La modificación fue diseñada para hacer que el cálculo de las tarifas fuese más transparente y hacer que los viajes dentro de las ciudades fuesen más caros y los viajes interurbanos más baratos.

Pero los taxistas protestaron, bloquearon las carreteras y, en algunos casos, se negaron a ajustar los taxímetros de acuerdo con las nuevas tarifas.

Al principio, parecía que había comenzado una lucha larga y prolongada, ya que el ministro de Transporte, Bezalel Smotrich, y el ministro de Finanzas, Moshe Kahlon, no estaban dispuestos a ceder ante el plan de reforma del gobierno.

Smotrich dijo: «Estoy poniendo orden en un sector que todos temían tratar, como otros sectores con poder en los comités centrales de los partidos políticos, que aterrorizan a los políticos», dijo, refiriéndose a los taxistas que se registran en el Likud, partido para influir en el resultado de las primarias.

Eso fue hasta que el primer ministro Binyamin Netanyahu intervino con tácticas propias.

Después de ser convocados a una reunión urgente con el primer ministro, los dos ministros salieron algo más conciliadores.

Firmaron una orden que extendió el período de preparación por dos meses más, «para facilitar el diálogo continuo con los representantes de los taxistas y considerar cómo se implementará la reforma».

Los taxistas israelíes ganan la batalla de las tarifas en sus protestas