Miles de taxistas húngaros han abandonado el sector

Cerca de dos mil taxistas han desaparecido de las calles de la capital desde el inicio de la pandemia. El presidente de la Asociación Nacional de Taxis dijo que es difícil conseguir un taxi durante las horas punta, pero no es la falta de mano de obra sino los atascos de tráfico lo que lo provoca.

Después del brote de la epidemia de coronavirus, el sector del taxi en Budapest sufrió una caída del 70 por ciento, por lo que muchos taxistas abandonaron el sector.

Según Zoltán Metál, presidente de la Asociación Nacional de Taxis, mientras siete mil taxistas húngaros trabajaban en Budapest antes de la epidemia, ahora hay solo cinco mil.

«Se vieron obligados a renunciar, mucha gente se jubiló, incluso algunos buscaban otros trabajos en los que pudieran aprovechar su experiencia, con una furgoneta o camión».

Según Metál, debido a la falta de turistas, menos coches pueden atender las necesidades de la capital, pero en las horas punta suele ser casi imposible conseguir un taxi, pero esto no se debe a la falta de vehículos, sino a la congestión del tráfico, dice.

“Ya habíamos señalado hace meses, cuando comenzó el cierre de carriles, que habría tal tráfico en las horas punta por la mañana y tarde-noche que el tráfico de la ciudad simplemente se paralizaría. Desafortunadamente, esto ha sido confirmado en las últimas semanas.

La mayoría de los taxistas en Hungría que se fueron a trabajar como conductores de autobuses y transportistas no han regresado al sector hasta ahora. Muchas veces, con un horario más familiar, ganan hasta varias veces sus ingresos anteriores y no tienen que gastar en un coche nuevo o una licencia de taxi que vence.

Con la escasez de mano de obra en todos los sectores del transporte de pasajeros y mercancías, es posible que cada vez más taxistas abandonen el sector.

Miles de taxistas húngaros han abandonado el sector