El regulador federal en EEUU estudia clasificar a los conductores de Uber como empleados

La Junta Nacional de Relaciones Laborales (The National Labor Relations Board), la agencia federal que supervisa las prácticas laborales del sector privado, parece estar dando los primeros pasos hacia la reconsideración de cómo se clasifican los autónomos, en una medida que podría reavivar el debate sobre los derechos de los trabajadores en las empresas de transportes y reparto, como Uber, Lyft y DoorDash.

En un aviso emitido este lunes, la NLRB pidió a las empresas, sindicatos y otras partes interesadas que sopesen si se debe anular un estándar de la administración Trump para determinar el estado de los autónomos. El público tiene hasta el 10 de febrero para presentar propuestas argumentando sus posiciones.

Si bien la NLRB no anunció sus motivos, los expertos laborales y los periodistas que cubren la agencia vieron el anuncio del lunes como un paso significativo para facilitar que los trabajadores obtengan la condición de empleados en toda regla.

La agencia está buscando comentarios públicos en una medida que podría establecer un nuevo estándar y anular una decisión de 2019 que facilitó a las empresas clasificar a los trabajadores como falsos autónomos.

La sentencia de 2019 estableció que la situación de los trabajadores debe evaluarse a través del «prisma de la oportunidad empresarial». La NLRB dictaminó que los conductores del servicio de transporte al aeropuerto SuperShuttle eran autónomos porque suministraban sus propios vehículos, controlaban su horario de trabajo y conservaban las tarifas que implantaban.

Al clasificar a un trabajador como un autónomo, como es el caso de muchas empresas de reparto de alimentos y transporte, las empresas pueden evitar el pago de nóminas y evitar que los trabajadores se sindicalicen.

Las propuestas de la NLRB a presentar informes sobre el tema del estatus del autónomo se produce después de que la asesora general de la NLRB, Jennifer Abruzzo, señaló que la agencia podría estar lista para revisar la clasificación estándar.

«Hay muchos trabajadores de estas empresas que creo que están clasificados erróneamente como autónomos», dijo Abruzzo a Bloomberg a principios de este mes.

El regulador federal en EEUU estudia clasificar a los conductores de Uber como empleados