Roma contra los piratas: códigos para los taxis y VTC en el aeropuerto de Fiumicino

Un sistema automático asignará un código para evitar que los conductores elijan a los pasajeros

Roma contra los piratas: códigos para los taxis y VTC en el aeropuerto de Fiumicino

Roma implanta un código antipiratas a los taxis y NCC para recoger pasajeros en el aeropuerto de Fiumicino

ROMA. 2 Abr. (Noticias del Taxi) – Veto para los que captan y sistemas de control telemático para interceptar a los «inteligentes». El organismo nacional de aviación civil (Enac) vuelve a ocuparse de los taxistas y de los NCC (VTC) en el aeropuerto de Fiumicino. El 9 de abril estará en funcionamiento. En una nota conjunta, varias empresas del sector del taxi expresaron su satisfacción por las «nuevas normas anti-piratas».

¿Qué cambia en el aeropuerto de Fiumicino?

De hecho, la lucha contra la captación de clientes (a menudo dirigidos a turistas extranjeros desprevenidos) siempre siguen siendo el centro de atención. De momento, se refuerza la cola obligatoria para que nadie se la salte y pueda elegir a los clientes. De hecho, los taxistas deben tener un número progresivo, asignado por el sistema. Se realiza un seguimiento automático del flujo de vuelos de llegada, con el objetivo de calcular la necesidad de taxis en cada momento: a partir de estos datos se realizará una llamada previa al taxista con 50 minutos de antelación. Si acepta, el conductor será enviado a una de las dos «paradas» de la terminal 1 o 3.

Una vez dentro, el taxista estará obligado a respetar el número de ruta asignado por el sistema automático: por seguridad, se espera que un el taxi no podrá permanecer en el área de la Terminal más de «cinco minutos a partir de la salida del décimo vehículo registrado después de su ingreso». Una forma, evidentemente, de evitar que alguien “quede dando vueltas” en la terminal esperando a clientes más rentables.

Para quienes no cumplan, la sanción es la del «veto»: durante cinco días no podrán recibir el número progresivo necesario para trabajar en Fiumicino. La misma pena para cualquiera que sea sorprendido solicitando clientes o rechazando un viaje.

Los tótems ya están disponibles y operativos en Fiumicino, aunque con fines «informativos»: sirven esencialmente para estimar el tiempo de espera de un taxi y el precio del viaje, teniendo en cuenta también las variables del tráfico.

El precio se fija dentro de la zona de las Murallas Aurelianas, mientras que fuera se aplica el importe previsto por el taxímetro, tal y como marca la ley. Una vez en pleno funcionamiento, existirá la posibilidad de pagar el viaje por adelantado en los tótems y la obligación del conductor de presentar el código QR emitido por el sistema al pasajero asignado al salir del aparcamiento: otra forma de evitar elegir pasajeros.

Las normas para los NCC (VTC)

Para los NCC poder realizar la actividad en el aeropuerto de Fiumicino, todas las empresas de alquiler de vehículos que no sean subconcesionarias, es decir, a las que no se les hayan concedido plazas reservadas, deberán aparcar en la zona reservada a tal efecto para espera de pasajeros. Los NCC no podrán detenerse ni siquiera en las plazas de aparcamiento de pago.

Para poder recoger el el aeropuerto de Fiumicino, deben disponer de una «hoja de servicio específica o documentación adecuada que acredite la reserva del servicio» por parte del cliente, que deberá mostrarse previa solicitud de los órganos de control.

Evidentemente, sigue estando prohibido pedir sumas distintas de las fijadas en las tarifas o pactadas, así como ofrecerse a clientes.