Uber, el canalla y pícaro solitario en Toronto

Con el reciente lanzamiento en Toronto de Hailo, con licencia para operar, un competidor principal, Uber, es ahora la única aplicación «canalla» que opera en la ciudad.

Uber bien podría ser la última aplicación de este tipo que intente operar en Toronto de manera deshonesta.

Hailo, con sede en Londres, ha logrado implementar su aplicación al convertirse en una compañía de taxis con licencia en Toronto. Es probable que otras ciudades de los EE.UU. y Canadá tomen nota.

Mientras tanto, Uber, a pesar de enviar automóviles directamente a los pasajeros en todo Toronto, aún mantiene que es simplemente una «compañía de tecnología».

Sus ejecutivos afirman que no tienen ninguna responsabilidad con los pasajeros en términos de regulación y protección del consumidor.

Es una aplicación de taxi y limusina «deshonesta» que no debe permitirse en Toronto ni en ninguna otra ciudad.

¿Qué es una aplicación de taxi y limusina deshonesta?

Las aplicaciones de taxis con teléfonos inteligentes que eligen enviar viajes directamente a conductores con certificación propia, en lugar de a través de compañías de despacho de taxis con licencia, son servicios deshonestos que ponen en riesgo al pasajero.

Los pasajeros no tienen la seguridad de ser transportados en un vehículo debidamente asegurado, inspeccionado públicamente y operado por un conductor que haya aprobado una verificación de antecedentes penales y que esté obligado a proporcionar un servicio de transporte no discriminatorio en toda la comunidad a una tarifa de taxi regulada y preestablecida.

Un viaje organizado por una aplicación no autorizada como Uber abre la puerta a riesgos de seguridad personal debido a la falta de supervisión reguladora del conductor y del vehículo, reclamos de accidentes no asegurados, extorsión de tarifas y otras actividades ilegales.

El CEO de Uber, Travis Kalanick, causa controversia en cada ciudad en la que opera.

Cuando los reguladores le dicen que su servicio es ilegal, él toma represalias intimidando a los reguladores y a los funcionarios de la ciudad con un aluvión de correos electrónicos de sus clientes, pocos de los cuales entienden que existen regulaciones para la protección de los pasajeros.

Imagine lo que sucedería si las compañías de taxis legales actuales operaran con la misma actitud despectiva hacia la regulación.

Podrían eliminar el seguro, la capacitación de conductores, las verificaciones de antecedentes y los costos administrativos.

Incluso podrían deshacerse de los empleados que responden los teléfonos del centro de llamadas y obligar, como lo hace Uber, a todos los clientes a comunicarse a través de su aplicación o por correo electrónico.

¿Y si no tienes un teléfono inteligente? Lástima, no puedes coger un taxi.

Estas opciones no son de gran interés para el público

En lugar de intentar cooperar con las leyes locales, Uber utiliza trucos de marketing (como viajes gratis en Toronto o entregas de camiones de helados) y una embestida de relaciones públicas para justificar su evidente desprecio de las leyes existentes.

Kalanick crea intencionalmente batallas con los reguladores para generar controversia y publicidad en una historia que enfrenta a la tecnología descarada con lo que él ha llamado leyes «draconianas» que aplastan la innovación.

Todo es muy dramático. Pero el argumento en contra de las aplicaciones no autorizadas, aunque no es tan alto en decibelios como las peleas de gatos provocadas por Kalanick, es inmensamente importante porque está basado en la ley.

Uber no puede y no quiere monitorear las operaciones de transporte, como se requiere de los operadores locales.

Además, Uber tampoco asume la responsabilidad financiera de sus pasajeros, y en cambio niega la responsabilidad al exigir una indemnización de cada pasajero.

Esto también va en contra de la ley de Toronto para las compañías de taxis y limusinas.

Uber hace caso omiso de las leyes que han sido cuidadosamente diseñadas para proteger a los pasajeros y proteger los estándares de la comunidad para el transporte de taxis y limusinas.

Descarta las leyes que protegen el acceso público, la no discriminación y las tarifas reguladas.

Hailo ha elegido obtener una licencia adecuada y operar dentro de las regulaciones existentes para proteger al consumidor.

Las corredurías de taxis de Toronto ya tienen o pronto lanzarán sus propias aplicaciones de teléfonos inteligentes.

Uber, por otro lado, prefiere fingir indignación cuando le dicen que es ilegal. La ignorancia de la ley no es una defensa, ni es un buen modelo de negocio.

Pronto, probablemente, los adultos intervendrán y el estado de derecho se mantendrá en Toronto.

Y Uber, a menos que decida cambiar de rumbo y seguir las reglas, será poco más que un capítulo interesante en la historia del taxi en Toronto.

Más noticias del taxi en Canadá

Uber, el canalla y pícaro solitario en Toronto