Uber evadió 12 millones en impuestos el pasado año en Nueva Zelanda

Después de la reunión de líderes mundiales para terminar con la elusión fiscal multinacional, una alianza de grupos ha estimado que, solo en Nueva Zelanda, Uber evadió entre 6,4 y 12,8 millones de dólares en impuestos corporativos en el año 2020.

El informe del Center for International Corporate Tax Accountability and Research (CICTAR), FIRST Union y E tū, destaca cómo Uber emplea una red de más de 50 empresas fantasma holandesas y utiliza otros paraísos fiscales, incluidos Bermuda, Delaware y Singapur para evitar pagar miles de millones en impuestos en todas sus operaciones globales.

“Los neozelandeses deberían preocuparse por cómo multinacionales como Uber, que dependen en gran medida de las inversiones en infraestructura pública como carreteras y hospitales, están eludiendo descaradamente sus obligaciones fiscales”, dijo Jason Ward, analista principal de CICTAR.

“La brecha fiscal estimada de Uber de 6,4 a 12,8 millones en 2020, dinero que podría haberse gastado en personal de salas de hospital o en capacitar aprendices. En cambio, fue escondido en el refugio fiscal holandés de mil millones de dólares de Uber, que si no se cuestiona permitirá a la compañía evitar miles de millones en impuestos corporativos a medida que sus operaciones continúan expandiéndose».

La coordinadora de proyectos estratégicos de FIRST Union, Anita Rosentreter, dijo que el informe destaca el peligroso impacto de las empresas de falsa economía colaborativa.

“El negocio de Uber combina un modelo laboral explotador que priva a los trabajadores de sus derechos con una estructura fiscal global que roba al erario público los ingresos fiscales de los que todos dependemos para mantener nuestra sociedad prosperando”.

La directora de E tū, Kirsty McCully, advirtió que, si no se cuestiona, la expansión de la economía de los gig llevaría a que más trabajadores salieran perdiendo.

“Cada vez aparecen más multinacionales basadas en aplicaciones en Aotearoa y todas miran a Uber para ver qué pueden hacer. No debemos permitir que estas corporaciones sigan engañando a nuestro país y evitando sus responsabilidades, ya sea con nuestro país o con su fuerza laboral».

E tū y FIRST Union están emprendiendo acciones legales contra Uber, buscando una declaración del Tribunal Laboral de que los trabajadores de Uber son empleados en lugar de autónomos.

“Esto es una cuestión de principios y es importante para los trabajadores de todo el mundo: una corporación global masiva como Uber no debería salirse con la suya beneficiándose al negar a los trabajadores sus derechos”, dijo Rosentreter.

«Las empresas que operan en Nueva Zelanda, como mínimo, deben pagar impuestos y respetar nuestras leyes, como todos los demás».

El informe se produce cuando 137 países y jurisdicciones de la OCDE / G20 finalizaron este mes el Marco Inclusivo sobre Erosión de Base y Traslado de Beneficios, con el objetivo de reformar las normas fiscales internacionales y garantizar que las empresas multinacionales paguen una parte justa de los impuestos dondequiera que operen.

El informe ha sido entregado a los ministros David Parker (Ingresos), Stuart Nash (Desarrollo económico) y Michael Wood (Relaciones laborales). Lea el informe completo AQUÍ (En inglés).

Uber evadió 12 millones en impuestos el pasado año en Nueva Zelanda