Un ladrón agrede a un taxista con un cúter para robarle la recaudación

Un joven taxista de Girona que hacía un servicio terminó herido la madrugada del lunes después de que un cliente le acabara atacando con un cúter en la cabeza y en las manos mientras le reclamaba la recaudación de la jornada.

Los cortes dejaron abundante sangre en el lugar del asalto, en la zona del Güell de Girona, y el agredido tuvo que ser trasladado al hospital Josep Trueta, donde se le tuvieron que aplicar varios puntos de sutura en la cabeza y los dedos para detener la hemorragia.

«Estoy vivo de milagro», indicó el muchacho. Prefiere mantener el anonimato por miedo e, incluso, ha dejado el trabajo de taxista que hacía tan sólo tres días que había empezado.

El cúter que le abrió la cabeza y dos dedos llegó a estar apuntando al cuello y allí un corte habría resultado fatal. De hecho, en la cara también terminó con cortes.

Todo comenzó cuando pasaban algunos minutos de la medianoche. El taxista cogió a un cliente, joven y con mascarilla, en la zona de Correos de Girona. Le explicó que se había dejado las llaves y pidió que lo llevara hasta la calle Canonge Dorca, en el barrio del Güell-Devesa. El vehículo subió por la calle Santa Eugenia e hizo el giro hacia la calle indicado.

A milímetros del cuello

Allí, el supuesto cliente inició el asalto.

Le pidió todo el dinero que tuviera el vehículo poniéndole el objeto cortante a pocos milímetros del cuello. El taxista intentó salir del coche como pudo pero el ladrón consiguió hacerle varios cortes en la cabeza, en la cara y en algunos dedos mientras el conductor intentaba defenderse.

El herido cayó al suelo y comenzó a gritar pidiendo ayuda. Una persona que caminaba por la calle se encargó de llamar a la policía. El ladrón aún estuvo removiendo unos momentos por el interior del taxi buscando dinero, pero terminó huyendo a toda velocidad para evitar ser pillado por la policía.

El chico herido fue trasladado en ambulancia al hospital para curarle las heridas, alguna de las cuales afectaba a varias venas. Los Mossos están investigando el ataque.

Expuestos cada día

«Estamos expuestos cada día», lamenta un compañero del gremio, cansado de que los taxistas sean uno de los blancos preferidos de personas violentas que los atracan en busca de dinero aprovechando muchas veces la noche o la soledad entre el asaltante y víctima que proporciona un vehículo.

Ahora, además, con la mascarilla, los ladrones pueden taparse previamente sin levantar sospechas al no tener visible la cara.

Ingresa en prisión un hombre por asaltar a dos taxistas en Girona

Un ladrón agrede a un taxista con un cúter para robarle la recaudación