La Unión Sevillana del Taxi teme que la junta haga «un traje a medida a los VTC»

El sindicato Unión Sevillana del Taxi, con representación en el Instituto Municipal del Taxi (IMT) del Ayuntamiento de Sevilla, ha manifestado este viernes su temor ante la posibilidad de que la futura normativa autonómica de Vehículos de Transporte con Conductor (VTC), que operan para Uber y Cabify, suponga una «regulación masiva» de esta actividad a través de un «traje a medida a los VTC».

En un comunicado, al que ha tenido acceso Todo Taxi, el sindicato ha señalado el decreto de 2018, conocido como decreto Ábalos, por el que el Gobierno traspasaba la regulación de los VTC a las comunidades autónomas, con una moratoria de cuatro años, la cual vecen a finales de este mes de octubre.

En el caso de no regularse por la Junta de Andalucía, los VTC no podrán realizar viajes urbanos.

Así, el decreto Ábalos, permitió a los VTC seguir operando en las ciudades con total impunidad, casi equiparando de facto por este periodo dos sectores claramente diferenciados, pues la regulación estatal prohíbe a los VTC captar clientes de manera aleatoria en las vías públicas o circular a la búsqueda indiscriminada de usuarios, entre otros aspectos.

La asociación ha advertido a la Junta sobre la regulación:

«Si desde las administraciones se intenta con nocturnidad y alevosía hacer un traje a medida a los VTC más allá del 30 de septiembre, el taxi de toda España saldrá a la calle».

El inmenso lobby de los VTC está presionando a los diferentes gobiernos autonómicos, fundamentalmente en Cataluña, la Comunidad Valenciana y Andalucía, hasta el punto de convocar una reunión de los directores generales de Transporte de las distintas comunidades, -que se iba a celebrar ayer pero quedo cancelada ya que el PSOE dijo que no asistiría-, donde el Gobierno Central vería con buenos ojos una regulación masiva de los VTC en las autonomías.