Cataluña se prepara para «limpiar las calles de Cabify»

Los taxistas de Cataluña ya hace días que cuentan las horas. Y es que el próximo día 1 de octubre -que está a la vuelta de la esquina-, entra en vigor el Decret Llei aprobado por la Generalitat de Catalunya y que, es el más restrictivo del mundo, en cuanto a competencia desleal en el transporte se refiere.

Para asegurar que las autorizaciones de VTC se usan como para lo que un día se dieron, es decir, para viajes especiales en vehículos de lujo, el decreto fija en 4,90 metros la longitud mínima de los Vehículos de Transporte con Conductor (VTC).

Pero si esta es una norma que difícilmente podrán cumplir los coches de Cabify, Uber y Bolt, se incorporan otras que les hará bastante difícil realizar servicios de taxi encubiertos como han estado haciendo hasta ahora.

Un punto fuerte en la nueva ley, es que la mayoría de los puntos del Decreto trata las infracciones como ‘muy graves’, y todas estas llevan aparejado la retirada del vehículo y una multa. Además, el vehículo no podrá ser retirado del depósito municipal hasta que no se abone la sanción.

Se incluyen entre las infracciones muy graves el realizar servicios con autorizaciones de VTC de fuera de Cataluña, captar en la vía pública o no notificar el servicio telemáticamente. Todas estas infracciones comportarán la retirada del vehículo.

El ridículo paragolpes de Bolt

Dentro de una campaña de publicidad de la empresa de transportes Bolt, la multinacional de Estonia, colocó a las coches unos ridículos paragolpes alegando que así cumplían con la normativa de los 4,90 metros exigidos en el nuevo decreto.

El primer teniente alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni, ya advirtió que en Barcelona no se aceptan ni trampas ni ocurrencias.

«Velaremos porque se cumpla el espíritu de la ley y se diferencie claramente el papel del taxi y los VTC», indicó Collboni en un Tuit.