El taxi de Madrid podrá reducir la flota a la mitad al caer la demanda

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado el anteproyecto de la nueva Ordenanza del Taxi, que permitirá reducir a la mitad la flota de taxis en servicio ante «circunstancias excepcionales de caída de la demanda», como ha ocurrido durante la pandemia, y eliminará la obligación de trabajar un mínimo de 7 horas.

El delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, ha explicado en rueda de prensa que esta era «la principal reivindicación del sector» en los últimos meses, ante el desplome de la demanda provocado por la crisis sanitaria, y que la ordenanza recoge otros instrumentos «que les van a permitir competir» con el sector de los vehículos de arrendamiento con conductor (VTC).

Entre ellos destacan la creación de una «licencia de puntos» semejante al carné de conducir que penalizará de manera acumulativa las infracciones de los taxistas, la incorporación de nuevas formas de contratación previa mediante precio cerrado y trayectos compartidos y el establecimiento de tarifas fijas desde o hacia las zonas de bajas emisiones como Madrid Central.

Además, se introducirá un «código de vestimenta» del taxi para «mejorar su imagen», y todos los nuevos vehículos que presten servicio de taxi deberán ser CERO emisiones o ECO, suprimiendo la excepción que hasta ahora se aplicaba a los Eurotaxi.

Carabante ha declarado que esta norma representa «un paso muy importante» de cara a «dotar al taxi de una mayor accesibilidad», haciéndolo «más sostenible, más digital y más competitivo».

El anteproyecto se publicará en el Boletín Oficial del Ayuntamiento (BOAM) el próximo lunes, momento en que se abrirá un plazo de alegaciones de un mes. El Gobierno municipal espera dar el visto bueno al texto final en abril y elevarlo al pleno para su aprobación definitiva en mayo.

FLEXIBILIDAD EN LA OFERTA

La ordenanza responde a la petición del sector de limitar la flota ante la caída de la demanda, a pesar de que el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, había dicho en reiteradas ocasiones que el Ayuntamiento «no tiene la capacidad normativa» para hacerlo.

Desde el momento en que se apruebe el texto, el sector tendrá la posibilidad de limitar la oferta cuando se acredite una disminución de la demanda superior al 50 % durante dos meses consecutivos.

Entonces el Ayuntamiento, previa consulta con las organizaciones representativas del sector, limitará la oferta por un plazo renovable de un mes, de forma que las licencias pares podrán prestar servicio únicamente los días pares y las impares, los días impares.

La limitación no se aplicaría a los Eurotaxi, que en todo caso mantendrán todos los días el servicio a personas con discapacidad.

También se modificará el régimen de descansos para eliminar la obligación de prestar el servicio un mínimo de siete horas diarias.

CONTRATACIÓN Y TARIFAS

La ordenanza recogerá la posibilidad de precontratar un taxi acordando un precio cerrado, sobre el cual el taxista podrá aplicar un descuento, y también la reserva de plazas en modalidad de taxi compartido.

Estas dos fórmulas de contratación previa no serán aplicables cuando el taxi se pare en la calle o se coja en una parada, y se tendrán que pactar a través de aplicaciones móviles o emisoras.

En el caso del taxi compartido, se admitirán paradas intermedias para permitir la subida y bajada de otros viajeros que hayan precontratado esta modalidad.

El precio abonado en taxi compartido por los usuarios de un mismo desplazamiento no podrá ser superior al precio que hubiera resultado del cálculo del precio cerrado, ni inferior al resultante del cobro habitual por taxímetro.

Además, se contemplará la posibilidad de establecer tarifas fijas en los servicios que tengan origen o destino en las áreas de bajas emisiones, como es el caso de Madrid Central o la nueva zona que se implantará este año en torno a Plaza Elíptica.

NORMAS PARA PROFESIONALES

Con la nueva norma, cada taxi tendrá una licencia de ocho puntos, que se verán reducidos por cada sanción firme en vía administrativa.

Las infracciones más graves serán el incumplimiento del régimen de descanso, el quebrantamiento del régimen tarifario engañando al usuario con el precio o buscar y recoger viajeros fuera de la parada oficial establecida.

Cuando se pierdan todos los puntos, la licencia quedará suspendida por un período de entre tres meses y un año, y al cumplir la sanción el taxista recuperará los ocho puntos.

Entre las exigencias a los conductores se incluirá, por otro lado, un nuevo código de vestimenta.

Y, en el plazo máximo de dos años, todos los taxistas deberán admitir el pago sin contacto y emitir tiques electrónicos.

SOSTENIBILIDAD Y ACCESIBILIDAD

Al aprobarse la ordenanza, todos los nuevos vehículos que presten servicio de taxi deberán ser CERO emisiones o ECO, suprimiendo la excepción que hasta ahora se aplicaba a los Eurotaxi.

El Ayuntamiento ha dispuesto en 2021 un crédito de 3 millones de euros, ampliable a 5 millones, para renovar la flota más contaminante del taxi, y calcula que pueden llegar a subvencionar hasta 1.610 vehículos por año.

El objetivo del Consistorio es que los vehículos ECO alcancen el 85 % de la flota y haya al menos un 1 % de CERO emisiones.

Por último, en los nuevos vehículos se deberá instalar el sistema de sonido conocido como ‘bucle magnético’ para mejorar la accesibilidad de las personas que usen audífono.

El taxi de Madrid podrá reducir la flota a la mitad al caer la demanda