El taxi de Madrid registra una caída del 80 por ciento

El sector del taxi es uno de los más castigados por la crisis del coronavirus.

La caída de la movilidad, fruto del confinamiento de los ciudadanos, dificulta enormemente el desempeño habitual de su trabajo, a lo que hay que añadir el miedo al contagio.

Los taxistas estiman que la caída de la demanda durante este tiempo es del 80% con respecto al mismo período en una situación de normalidad.

La prórroga de la cuarentena anunciada por el Gobierno no es una buena noticia para el sector, que ha visto muy disminuida su capacidad y volumen de trabajo con motivo de esta crisis.

La incertidumbre sobre la duración de la pandemia y el confinamiento asusta a un sector que no ha visto ayuda por parte del ejecutivo, como es la suspensión de la cuota de autónomos por un período de dos meses.

Los taxistas tienen que seguir pagando determinados gastos fijos, como la cuota de autónomos, la letra de la licencia, el coche y los demás gastos habituales.

Reducción de jornada

El 19 de marzo, el Ayuntamiento de Madrid publicaba en el Boletín un decreto por el cual los taxistas cuya licencia acabe en un número par, solamente podrían trabajar los días pares y los impares los que acaben en días impares.

Según este mismo decreto, cada licencia de taxi podrá prestar servicio un máximo de 16 horas entre lunes y viernes. Los fines de semana el tope de trabajo se sitúa en 8 horas.

El taxi de Madrid registra una caída del 80 por ciento