El taxi leonés reduce su actividad en un 70 por ciento

La crisis del coronavirus se ensaña con un sector que busca volver a contar con la confianza de la calle, ahora con la instalación de mamparas de seguridad.

El sector del taxi de León ha reducido su actividad hasta un 70 por ciento con respecto al año pasado.

La crisis derivada de la pandemia del coronavirus se está ensañando con un sector que vive del buen funcionamiento del conjunto de la economía. «Para que el servicio de taxi funcione tienen que hacerlo todos los demás», valora el presidente de la Asociación Provincial de Auto-Taxi de León, Miguel Ángel Matilla.

Debido a la caída en la demanda, los taxistas pares salen una semana y los impares otra.

«Trabajamos una semana sí y una no, pero ni así, con la mitad de la flota en la calle, hacemos el trabajo de antes», valora el veterano taxista Juan Fernández.

Para compensar esta situación, durante el estado de alarma los taxistas recibieron una ayuda por la que se pagaba el 70 por ciento de la base de cotización y no se les cargó la cuota de autónomos.

Un apoyo que «no es suficiente» y para el que ahora piden pocas trabas burocráticas para demostrar una caída del 75 por ciento de sus ingresos que les permita acceder a las ayudas estatales.

El taxi leonés reduce su actividad en un 70 por ciento