Grandes protestas del sector del taxi en varias ciudades de Italia

Este viernes 6 de noviembre, la entrada oficial en vigor de las nuevas restricciones provocó que cientos de taxis se desplazaran en muchas ciudades italianas con protestas.

Incluso en Roma frente al Ministerio de Economía y el de Infraestructuras y en la ciudad de Milán, una de los más afectadas.

En la estación de Termini, por ejemplo, los coches blancos mostraban una pancarta que decía:

«Hoy huelga de taxis. Pedimos disculpas a los usuarios, pero ya ni siquiera tenemos dinero para combustible”.

Así lo explicó Alessandro Genovese, portavoz de UGL Taxi:

«Nos vemos obligados a parar porque ya no tenemos dinero para el combustible. Además, después de haber gastado en adaptar los vehículos contra la Covid y tomar el máximo de precauciones, las ayudas han llegado con cuenta gotas y al mínimo».

El sector recuerda que, durante el primer confinamiento, los viajes de los taxistas se redujeron en un 95% respecto a lo normal, sin volver nunca a los niveles pre-covid, también por la ausencia de ferias y turistas durante el verano.

Con esta huelga, los taxistas reclaman ayudas específicas a la categoría y una actuación más decidida contra las actividades ilícitas.

Así lo comunicaba Emilio Boccalini, presidente de Taxiblu, la mayor empresa de radio taxi en Milán.

“Estamos en su punto más bajo con las carreras. No corremos el riesgo de perder solo nuestros puestos de trabajo, sino de ver desaparecer todo un sector”.

La huelga, que comenzó a las 8.00 de la mañana y finalizó a las 22.00 de la tarde, fue apoyada por las principales organizaciones de taxistas:

«Después de haber esperado con sentido de responsabilidad una adecuada conversación con el Ministerio de Transporte y el Ministerio de Hacienda han decidido proclamar una parada nacional del servicio de taxi, garantizando los desplazamientos sociales”.

Grandes protestas del sector del taxi en varias ciudades de Italia