Siguen las sanciones a Uber y Cabify en Mazatlán

Quienes usan los vehículos de transporte de Uber y Cabify en Mazatlán (México) corren un constante riesgo al carecer de garantía al momento de presentarse una irregularidad en la prestación del servicio que les ofrecen, reconoció Alfredo Noriega López, secretario general del Sindicato de Ecotaxis Verdes en Mazatlán.

Como ‘auténticos piratas’, calificó el trabajo de los conductores que operan para las empresas transnacionales, que ofrecen un servicio de transporte que no está regulado en el país.

El líder del sector del taxi aseguró que dejan mucho qué desear las labores de traslados que ofrecen vehículos particulares, los cuales se “mueven” con matrículas de diferentes estados del país, sin estar registrados ante la Dirección de Vialidad y Transporte del Estado.

Entre las anomalías que presentan estos vehículos, precisó que no hay un registro de los vehículos particulares, los cuales constantemente son sacados de circulación y cambiadas las matrículas para dejar de prestar el servicio de transporte.

La competencia desleal en los precios por el servicio que ofrece el referido transporte es otra irregularidad, ya que no hay un organismo que los regule para ofrecer un coste transparente al usuario, reconoció Noriega.

Profeco intenta regular oferta de transporte

Desde el 2018, la Procuraduría Federal del Consumidor ha hecho algún esfuerzo por regular los servicios de transporte a través de las diferentes plataformas, pero no lo suficiente, al juzgar como está la ciudad de estos vehículos particulares. En los antecedentes se encuentran sanciones millonarias para estas empresas por la probable transgresión a los derechos de consumidores del país que contratan sus servicios.

Como resultado de los procedimientos por infracciones a la ley iniciados en contra de estos proveedores, se han impuesto sanciones de 3.974.000 de pesos a Uber, 1.810.000 a Easy Taxi y 700.000 pesos a Cabify.

Las afectaciones mencionadas derivan de la aplicación de un contrato de adhesión que contiene prestaciones desproporcionadas, inequitativas y abusivas en perjuicio de los consumidores; aunado a la difusión de publicidad engañosa, a través de la cual ofertan un “servicio seguro” de transporte, lo que contraviene sus términos en los que establecen condiciones que los deslindan de cualquier responsabilidad legal.

Siguen las sanciones a Uber y Cabify en Mazatlán