Los taxistas de Huesca piden ayudas ante la caída de facturación

Los taxistas de Huesca han lanzado un grito de ayuda ante la fuerte caída de facturación tras dos años de pandemia y han afirmado que están “desamparados”.

Así lo ha asegurado el presidente de la Asociación de Taxistas de Huesca, Roberto Cantero, quien ha reclamado al Ayuntamiento de la capital oscense ayudas para sobrellevar la situación que atraviesan las 48 familias, una por cada licencia activa, que dependen del sector en la ciudad. “Nos hicieron unas promesas, nos dijeron que nos iban a ayudar y cada vez estamos peor y aquí no nos ayuda nadie. Estamos desamparados”, ha lamentado Roberto Cantero.

Las restricciones impuestas el pasado mes de diciembre en plena séptima ola supusieron un duro golpe para el sector. Las medidas se levantaron el pasado 4 de febrero, lo que ha animado de forma moderada sus carreras.

“La caída de servicios que hemos tenido en enero ha sido brutal y ahora en febrero desde que eliminaron las limitaciones de horarios trabajamos un poco más los fines de semana. Tampoco es que sea mucho, pero algo se nota”.

Roberto Cantero ha planteado que el sector ha pasado muy malas temporadas “porque las restricciones que impusieron a la hostelería también fueron para los taxis”.

Sus previsiones para diciembre, ha indicado, eran “muy buenas respecto a cenas de navidad o Nochevieja, pero todo se cayó en picado y ahora trabajamos muy poco. Estamos en las paradas, casi todas llenas de vehículos y todos esperando hacer un servicio”.

El presidente de los taxistas ha recalcado que desde el Ayuntamiento de Huesca les “prometieron” unas ayudas que no llegan. En su momento, se pensó que podrían materializarse en forma de bonos.

“Como en los Bonos Impulsa no se acordaron de nosotros yo se lo recordé al Consistorio. Me dijeron que creara yo unos bonos y así lo hice”.

Su idea fue que, por ejemplo, si la carrera del taxi costaba 5,60 euros, ese importe luego se descontara en los comercios con un ticket del Ayuntamiento.

“Era una forma para incentivar de alguna manera algo, les encantó y me dijeron que en julio se iba a poner en marcha, pero estamos en febrero y nadie ha llamado para decirme que ya tienen los bonos. Es no hacer nada de nada y dejarnos a nuestra suerte”.

En esta línea ha afirmado que el sector necesita apoyos.

“Somos trabajadores públicos porque llevamos un taxi, pero también somos empresas, y cuando una empresa no es rentable cierra”.

Los taxistas de Huesca piden ayudas ante la caída de facturación