Uber espera en Londres el día del juicio final, con sus competidores esperando

La pandemia de coronavirus ha sido brutal para las empresas de transporte, no solo en España, sino en todo el mundo.

En el apogeo de la crisis, la demanda de viajes en Uber se redujo en un 80 por ciento y los ingresos cayeron un 29 por ciento interanual a 2.200 millones. La empresa hecho a la calle a 3.700 empleados durante la pandemia.

Mientras Uber lucha por contener las pérdidas, su futuro en el Reino Unido nunca ha estado más fuera de su control. Ahora, espera para el próximo mes, el día del juicio final.

El 14 de septiembre finalmente se enfrentará a Transport for London en la corte para luchar contra la revocación de su licencia de Londres por el incumplimiento de las medidas de seguridad de los pasajeros, después de que se retrasase la vista prevista para el 6 de julio debido al coronavirus.

Ese mismo mes, probablemente recibirá una sentencia de la Corte Suprema que determinará si sus conductores pueden continuar siendo clasificados como autónomos o si son empleados, con derecho a beneficios básicos como pago de vacaciones, salario mínimo y seguridad social.

Estos son los costes que Uber no puede permitirse, incluso antes de la crisis del coronavirus.

El caso de la Corte Suprema es una evaluación de cómo operó Uber en 2016, y desde entonces dice que ha realizado «cambios fundamentales» para dar más flexibilidad a los conductores.

La compañía también se refugia en el software de reconocimiento facial y la detección de uso compartido de cuentas como medios para apaciguar las demandas de Transport For London. (Ambas medidas fueron rechazadas en negociaciones de última hora con TfL el año pasado).

Si gana ambas batallas legales, aún podría poner fin a las especulaciones sobre su futuro en Londres y evitar batallas judiciales prolongadas contra una importante regulación del transporte.

Si se desestima el caso de la Corte Suprema, también podría impedir que los conductores presenten demandas futuras contra la empresa.

El futuro del sindicato que los representa, el App Drivers and Couriers Union, está condicionado a que la mayoría de sus miembros sean clasificados como “empleados”.

Pero si Uber pierde cualquiera de los casos en los tribunales, podría ser el final para la empresa mientras intenta recuperarse de la crisis.

Si pierde ambos, podría ser el comienzo del fin de Uber en el Reino Unido.

“Eso arruinaría completamente el negocio de Uber. Eso los destrozaría por completo».

Es poco probable que la inversión paralela de la compañía en vehículos sin conductor dé resultado, además, su rama de Uber Eats tiene demasiada competencia en el Reino Unido para compensar las pérdidas en el transporte.

El nuevo plan de Uber para hacerse cargo de la compañía de tecnología Autocab, que conecta a los usuarios con los taxis en zonas donde Uber no opera actualmente, podría permitirle llegar a miles en lugares como Oxford, Tunbridge Wells, Canterbury o Northampton por primera vez, pero difícilmente lo haría. por la pérdida de ingresos de Londres.

Durante mucho tiempo, los principales rivales han soñado con sacar a Uber del primer puesto en la capital del Reino Unido.

Puede que ese momento finalmente haya llegado. Y a medida que se avecinan las fechas legales de Uber y los viajes posteriores al confinamiento aumentan nuevamente, los principales rivales han estado forjando asociaciones y finalizando fusiones para luchar por una oportunidad de cargarse a Uber.

Todos luchan con un solo objetivo, destruir el servicio público del taxi

La batalla por el mercado del transporte de pasajeros en Londres es insostenible

Su objetivo es acabar con toda la competencia y convertirse en el monopolio.

Ola, Bolt y Kapten, probablemente los tres mayores rivales de Uber, han expresado su ambición de convertirse en la firma líder en Londres.

Pero este juego se está volviendo más difícil a medida que nuevas aplicaciones rivales continúan inundando el mercado.

Con estas aplicaciones de transporte, simplemente no se ve el modelo de negocio que conduce a unos beneficios, aparte del monopolio.

Estas compañías están utilizando métodos insostenibles de concesiones, regalos y nuevas características para atraer tanto a clientes como a pasajeros.

Free Now

La aplicación Free Now completó su fusión con Kapten la semana pasada, una medida que dice que la convierte en el segundo operador más grande de Londres.

«Si Uber pierde la licencia, estamos listos para ser el número uno», dice Mariusz Zabrocki, gerente general de Free Now en el Reino Unido.

“Obviamente ese sería un acontecimiento muy grande porque de repente tenemos millones de clientes buscando opciones alternativas. Y eso es algo para lo que estamos preparados».

La recuperación posterior al bloqueo ha sido mucho más rápida para Free Now que la competencia, afirma Zabrocki, después de que la compañía se viera afectada por caídas del 60 al 95 por ciento en los volúmenes de transporte en sus mercados en abril.

Free Now es la antigua My Taxi, la empresa operadora de servicios que los taxistas califican como «nociva para el sector del taxi«.

Miles de taxistas en todo el mundo han abandonado la aplicación Free Now por considerarla aliada al sector de los vehículos VTC.

En octubre del pasado año, los taxistas de Münich desistieron de trabajar con la empresa.  En Dublín, en junio de este mismo año, se organizó una gran protesta contra la antigua My Taxi por las condiciones en las que operaba.

Por otra parte, a principios de este año, la plataforma MyTaxi, que cambió su nombre a Free Now, contrató en España al despacho Garrigues, que ha asesorado a Vector Ronda y Prestige and Limousine, los jefes de las VTC.

Ola

La semana pasada, Ola, respaldada por SoftBank, que se lanzó en Londres en febrero de 2020, se asoció con la compañía de taxis Gett, que ofrece a los clientes corporativos viajes a través del servicio de taxi.

Ola, que se vio obligada a recortar el 35 por ciento de su fuerza laboral durante la crisis, puede aprovechar la demanda de los clientes de Gett para compensar cualquier déficit en la demanda de los consumidores.

Gett y Ola dicen que han visto un aumento en la demanda corporativa en las últimas semanas después de flexibilizarse las restricciones de confinamiento en Londres.

Gett

Gett, que no compite directamente con Uber u otras empresas de transporte en el Reino Unido, podría darle a Ola una importante ventaja estratégica con una lista de clientes que incluye un tercio de las empresas de Fortune 500, de la misma manera que su asociación estratégica ayudó a Lyft en Estados Unidos.

Precisamente, el problema de cesión de listas de clientes es lo que la Asociación Elite Taxi Barcelona ha estado alertando que puede ocurrir con Free Now en un futuro, y es que, los clientes que ahora trabajan con la aplicación de Free Now, sean usados para «traspasarlos» a las empresas de Cabify y Uber, algo que ya se denunció en la edición del Mobile Word Congress de 2019.

Gett eligió a Ola como socio no solo por el Reino Unido, sino por los otros mercados en los que opera, como India y Australia, donde sus clientes también tienen operaciones, dice Dave Waiser, CEO de Gett.

Argumentan que ofrecen mucha más flexibilidad para que los conductores utilicen cualquier aplicación que deseen en cualquier momento, lo que significa que son claramente autónomos. Irónicamente, este también es el argumento de Uber.

Las cosas han cambiado desde que Uber asumió por primera vez la entrada en Londres en 2012.

Bolt

Bolt es la única compañía de transporte que ofrece un nivel significativo de competencia a Uber en el Reino Unido.

Cuando Bolt se relanzó en Londres en junio de 2019, nunca tuvo un momento como el que Ola está teniendo en este momento.

La compañía Bolt fue duramente criticada por el sector del taxi en Madrid, debido a una publicidad que se emitía en un programa de radio del taxi.

TaxiFy, que cambió su nombre a Bolt, ha sido castigada por los taxistas en todo el mundo, desde Sudáfrica hasta Rumanía, pasando por Londres, Nigeria, México o Polonia.

Por otra parte, Bolt se enfrenta a una demanda en Londres por los Derechos de los Trabajadores, impulsada por Andrei Donisa, después de haberlo expulsado de la plataforma por negarse a coger muchos servicios.

Áreas restringidas

A medida que se establezcan más controles de tráfico en Londres, los taxis serán una alternativa mucho más rápida a los VTC, porque se les permite circular por las calles semi peatonales o solo para bicicletas y autobuses, así como carriles Bus.

A los taxistas no les entusiasma la perspectiva de que las empresas de transporte privado aprovechen estas ventajas.

Afirma que Free Now se ha convertido en persona non grata en el comercio de taxis después de la fusión con Kapten, porque los taxis se niegan a competir directamente con los conductores de los VTC.

Gett ha escapado hasta ahora de una reacción similar. En cambio, los taxistas están tratando de competir con sus propias ofertas, incluidas Sherbet, Taxi App y Cab.App.

“¿Lo haremos mejor que la industria disruptiva? Eso espero”, dice. «Ya es hora de que nos tomemos un descanso cuando nos hayan pateado hasta la cabeza».

Pero, como resultado de la pandemia, el sector del transporte fragmentado y divisivo de Londres corre el riesgo de desmoronarse.

A medida que Uber y sus rivales comparten impulsores, se han involucrado en guerras de precios como su única forma de ganar participación de mercado, una estrategia totalmente insostenible ante un posible aumento en los casos de coronavirus.

El juego ha cambiado fundamentalmente. Al final de esta crisis, el ganador no será el que tenga más participación de mercado, será el que quede en pie.

El coronavirus ha reducido el mercado de forma masiva. Todos están luchando para convertirse en el jugador dominante.

Y solo cuando se conviertan en el jugador dominante pueden obtener el tipo de beneficios que necesitan para sobrevivir.

Uber espera en Londres el día del juicio final

1 Comentario

  1. Qué ocurre en España que el Tribunal Supremo establece una proporción 1/30 entre taxis y vtc desde 2018 y la administración no hace NADA??

Comments are closed.