Uber monta sus propias paradas en Londres y ‘TfL se hacen los tontos’

Nos veremos ‘obligados a tomar el asunto en nuestras propias manos’. Así han advertido los representantes del sector del taxi en Londres al regulador Transport for London (TfL).

Y es que Uber a montado sus propias paradas de taxi en las emblemáticas calles Soho, a lo que llaman ‘puntos de recogida‘.

Según la Asociación de conductores de taxis con licencia (LTDA), han comenzado a recopilar pruebas para emprender acciones legales contra los conductores que estacionen en estos puntos.

Las noticias de los nuevos ‘puntos de recogida de Uber’ comenzaron a difundirse a finales de abril cuando se envió un mensaje de la empresa de transporte a los clientes, donde se detallaba información sobre las nuevas ubicaciones.


También te puede interesar:


En el mensaje se destacan tres nuevos puntos de recogida ubicados en la concurrida calle Wardour, Romilly Street y Archer Street del Soho.

Sin embargo, tanto LTDA como United Cabbies Group (UCG) contactaron rápidamente con el regulador Transport for London alegando que lo que Uber llama puntos de recogida, en realidad se llama paradas de taxis.

Se considera que mostrar la disponibilidad al público para un viaje inmediato es el derecho exclusivo de un taxi. Solo los taxis con licencia pueden recoger en la calle o formar paradas de taxis que muestren su disponibilidad.

Los representantes han pedido que TfL lleve a cabo una aplicación inmediata si los nuevos ‘Puntos de recogida’ se activan.

Steve McNamara, secretario general de LTDA, dijo en el diario de Londres TAXI:

“A fines de abril, nos dimos cuenta de los planes de Uber para crear lo que describen como ‘puntos de recogida’ en el Soho y sus alrededores debido a los cierres de algunas calles».

Cuando Uber comenzó a enviar correos electrónicos, mensajes de texto y notificaciones automáticas a sus clientes para informarles de sus planes, McNamara se comunicó con los funcionarios TfL para informarles, plantear sus inquietudes y pedirles que tomaran medidas de cumplimiento inmediatas si Uber seguía adelante.

Desde entonces, TfL no ha actuado, afirmando que ‘no es tan simple’. Dicen que están ‘investigando este problema’ y han desplegado oficiales para monitorear lugares específicos para asegurarse de que ningún vehículo esté obstruyendo las calles.

McNamara añadió:

“En una llamada con funcionarios de TfL y otros representantes comerciales la semana pasada, se hizo evidente que no tienen planes inmediatos para condenar las acciones de Uber y dejar en claro a la compañía que el uso de estos puntos no será tolerado.

Decidí que ya era suficiente y aproveché la oportunidad para dejar muy clara nuestra postura. Le dije que TfL estaba incumpliendo su deber como regulador y que tenían la obligación de actuar para respetar la ley y evitar que Uber se estableciera».

McNamara explicó también a TfL que, si se negaban a actuar, se verían obligados a tomar el asunto en sus propias manos, reuniendo pruebas para llevar a cabo las denuncias pertinentes, como ya han hecho en numerosas ocasiones.

Esperamos a ver si actúan y seguiremos de cerca la situación. Mientras tanto, los taxistas se han puesto en contacto con los miembros de la Asamblea de Londres para exigirles que responsabilicen a TfL sobre este asunto».

Los lazos entre Uber, TfL y Downing Street

David Cameron está siendo investigado por presionar a Boris Johnson en nombre de Uber. Los estrechos vínculos entre la administración de David Cameron y Uber hicieron que Downing Street ejerciera presión sobre Londres para que no introdujera regulaciones estrictas sobre la empresa de transportes Uber.

Daniel Korski, asesor principal de David Cameron ayudó en secreto a Uber casi dos años antes de que Downing Street lanzara su campaña de cabildeo para proteger a Uber.

Cameron y George Osborne dijeron a sus asistentes que presionasen a Boris Johnson, quien era alcalde de Londres, para evitar las restricciones.

Uber monta sus propias paradas en Londres y ‘TfL se hacen los tontos’