Uber rechaza una propuesta que legalizaría su servicio en São Paulo (Brasil)

La compañía Uber rechazó una propuesta en São Paulo que podría haber legalizado el servicio de transporte allí.

El jueves, el alcalde Fernando Haddad de São Paulo dijo que estaba firmando un proyecto de ley que imponía multas e incautaciones de vehículos a los conductores de servicios de transporte no autorizados, una categoría que incluye a Uber.

Al mismo tiempo, el alcalde prometió autorizar a 5.000 conductores en una nueva categoría llamada «taxis negros», que ofrece una manera para que muchos de los conductores de Uber trabajen legalmente.

Según la definición de «taxis negros», los automóviles deben estar pintados de negro y no tener más de cinco años, y solo estarán disponibles para contratarlos a través de la aplicación.

Los conductores también tendrán que pagar una tarifa de licencia aún por determinar.

«Vamos a incorporar innovación sin perder el control», dijo el alcalde.

Uber rechazó el jueves la propuesta del alcalde y dijo en un comunicado que «reafirma que no es una compañía de taxis y, por lo tanto, no pertenece a ninguna categoría de este tipo de servicio».

La declaración calificó la nueva ley de «notoriamente inconstitucional» y dijo la compañía continuaría operando normalmente en São Paulo.

El alcalde también dijo el jueves que formaría un «grupo de estudio» para proponer regulaciones para los «nuevos servicios de transporte», y Uber dijo que ahora estaba esperando ver estas propuestas.

En los días previos a la decisión del alcalde, Uber había estado instando al Sr. Haddad a hacer que la compañía formara parte de su reforma de la red de transporte de la ciudad, y se había estado promocionando como respuesta al creciente desempleo de Brasil.

Uber ha estado operando en un área gris en São Paulo

Un tribunal confirmó el derecho de la aplicación a operar en mayo, pero la autoridad de transporte de la ciudad, sin embargo, ha estado multando a los conductores de Uber según las normas existentes que prohíben los servicios de transporte clandestinos.

La compañía aún ofrece sus servicios en la segunda ciudad más grande de Brasil, Río de Janeiro, a pesar de que el alcalde allí firmó un proyecto de ley que prohíbe los servicios de pasajeros no autorizados el mes pasado.

Posteriormente, una orden judicial prohibió a Rio multar a un conductor de Uber, pero un portavoz de la autoridad de transporte de Río dijo que la orden judicial se aplicaba solo al conductor particular que la había ganado, y que la autoridad todavía estaba multando a conductores no autorizados, incluidos los de Uber.

El miércoles, el gobierno de Río multó a 12 conductores y confiscó sus vehículos, aunque el portavoz no dijo cuántos de ellos trabajaron con Uber.

Los conductores de Uber en São Paulo y Río dijeron que la compañía les reembolsó dichos gastos legales, como lo ha hecho en otras ciudades.

Más noticias del taxi en Brasil

Uber rechaza una propuesta que legalizaría su servicio en São Paulo (Brasil)