Vanessa, la taxista que traslada a pasajeros con coronavirus en Buenos Aires

En dos semanas, más de 1.300 taxistas se apuntaron al programa del gobierno porteño para trasladar pacientes con coronavirus desde los hospitales hasta los hoteles.

Una de ellas es Vanessa De Lima, de 40 años, que decidió ofrecerse para poder seguir trabajando con su taxi y, también, como una manera de colaborar en medio de la crisis de la Covid-19.

Vanessa forma parte del primer equipo de taxistas que empezó a trabajar el 10 de abril, en la Unidad Febril de Urgencia que está junto al edificio principal del Hospital Rivadavia, en la Ciudad de Buenos Aires.

Los taxistas argentinos interesados en sumarse al «Servicio de traslado de pasajeros con Covid-19 en taxis» deben registrarse en una app, desde donde son seleccionados.

Los que completen 25 jornadas de trabajo al mes, recibirán 60.000 pesos, unos 835 euros.

Si trabajan menos días, les pagarán la proporción. No pueden anotarse los mayores de 50 años o quienes forman parte de algún grupo de riesgo.

Antes de comenzar a prestar este tipo de servicio, Vanessa recibió un curso sobre los cuidados a tener dentro del habitáculo.

También le entregaron equipos de protección personal.

Además, tuvo que instalar una mampara protectora a coste del gobierno porteño de Argentina, un sistema que aísla la parte del conductor con la de los pasajeros en la parte trasera.

Así, conductor y pasajero no tienen contacto entre sí y el interior del vehículo queda protegido.

Por otra parte, después de finalizar cada servicio, es obligatorio llevarlo a un lavadero para su total desinfección.

Vanessa, la taxista que traslada a pasajeros con coronavirus en Buenos Aires