Ángel Garrido está trabajando para dar aún más paso a los VTC

«La Comunidad de Madrid está impulsando una nueva regulación para garantizar la convivencia de taxi y VTC».

Así lo ha explicado en la Asamblea de Madrid el consejero de Transportes, Movilidad e Infraestructuras, Ángel Garrido, que ha detallado las cuestiones que se incorporarán a la nueva normativa.

“Ante la falta de respuesta por parte del Gobierno central, hemos tomado la decisión de llevar a cabo la regulación necesaria del sector de VTC, a través de una modificación de la Ley de Ordenación y Coordinación de los Transportes Urbanos de la Comunidad de Madrid”, ha explicado Garrido.

El que dejase el Partido Popular y pasarse a Ciudadanos para poder ocupar así el sillón de transportes, siempre se ha posicionado de parte de los VTC controlados por la jet set y sus puertas giratorias.

“El Real Decreto de 2018, con el que el ministro Ábalos quiso garantizar el equilibrio entre taxis y VTC, lejos de solucionar los problemas de competencia, lo que puso de manifiesto es que las medidas que recogía eran insuficientes e inadecuadas”, ha subrayado Garrido, quien ha recordado que «este decreto no obliga a las comunidades autónomas a regular este sector, sino que tan sólo las habilita a modificar algunas cuestiones, que es lo que va a hacer la Comunidad de Madrid».

Así, una de los principales objetivos de la nueva regulación será introducir la actividad de los Vehículos de Transporte con Conductor (VTC) como transporte discrecional de viajeros.

El 30 de marzo de este año, la Comunidad de Madrid solicitó al Ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, una solicitud ayudas de dinero público para las empresas de VTC, como Uber y Cabify.

De sobras es sabido, que las pérdidas de estas empresas no son a consecuencia de la crisis del coronavirus ni del estado de alarma, sino que las llevan arrastrando desde hace casi un año.

La falta de respuesta por parte de la Comunidad de Madrid a los problemas de los taxistas es inexplicable, cuando el sector del taxi solo pretende que se cumpla le ley.

Los taxistas tienen claro que se trata de «una trama formada por intereses financieros, amiguismo y puertas giratorias que pretende acabar con el taxi tradicional tal como hoy lo conocemos».

2 años sin aplicar la normativa

La Comunidad de Madrid lleva dos años sin cumplir con su obligación establecida en el decreto ley 13/2018, que tiene que establecer las condiciones de precontratación, la solicitud de servicios, los recorridos mínimos, o las especificaciones técnicas del vehículo.

Durante todo este tiempo la Comunidad se ha negado a aplicar la normativa y sigue planteando una convivencia entre iguales, entre VTC y Taxi, cuando la legislación no la establece.

¿HASTA DONDE LLEGA LA CORRUPCIÓN DE LOS POLÍTICOS EN ESTE PAÍS?

 

Ángel Garrido está trabajando para dar aún más paso a los VTC