EE.UU. firma un contrato con Uber y Lyft de 810 millones para traslado de funcionarios

Uno de los principales problemas de las empresas de transporte disruptivo, como Uber, es lograr que sus negocios se vuelvan efectivamente rentables.

Pero gracias a la intervención del gobierno de Estados Unidos, este podría ser un desafío del pasado. La administración federal norteamericana le acaba de ofrecer un contrato a Uber y a Lyft por importe de 810.000.000 de dólares.

La transacción entre Uber, Lyft y el Gobierno fue concretado por la Administración de Servicios Generales (GSA). Según Veronica Suarez, vicepresidente de gobierno y negocios sociales de Lyft, el contrato será a cinco años. En teoría, todos los trabajadores de las instituciones públicas usarán el servicio.

¿Podría dibujarse un nuevo futuro para Uber y Lyft?

Esta noticia se suma a otras prácticas predatorias, como la realizada en California a través de la Proposición 22, en la que invirtieron 200 millones para precarizar a los trabajadores y saltarse la Ley AB5.

Esta legislación les permitirá a las empresas de transporte mantener a sus conductores como autónomos, negándoles baja por enfermedad, salario mínimo y subsidio de desempleo.

Hay que recordar que tanto Uber como Lyft están perdiendo miles de millones cada trimestre, aún más a raíz de la crisis del coronavirus. Pero incluso antes de la pandemia, Uber no a conseguido llegar a fijar sus números en negro.

EE.UU. firma un contrato con Uber y Lyft de 810 millones para traslado de funcionarios