El momento del taxi es ahora

Estas últimas semanas estamos viendo cómo van apareciendo en redes sociales e incluso en medios nacionales noticias sobre accidentes de vehículos VTC a cual, según las imágenes y los videos, parece más esperpéntico. Más allá de la valoración que pueda hacer sobre las causas o la conclusión a la que cualquiera que conozca el sector pueda llegar de porqué suceden estás cosas, me gustaría hacer una breve reflexión sobre algo que creo que está sucediendo y a lo mejor no lo estamos gestionando de la forma correcta.

¿De verdad creéis que el hecho de que salgan a la luz estos accidentes va a significar que el usuario que use o recomiende estos servicios deje de hacerlo?

Porque yo creo que no. Es más, hay varios factores por los que pienso que fuera de lo que publiquen los medios (que obviamente afecta negativamente a la imagen de Uber, Cabify o Bolt) no creo que nos pueda beneficiar, en el sentido de que el público por esto deje de usar un servicio y se cambie al taxi.

De hecho creo que usar estas imágenes ( yo soy el primero que hasta hace poco lo hacía) no sólo no nos beneficia, sino que nos perjudica bastante.

En primer lugar, un accidente lo puede tener cualquiera y a día de hoy, por mucho que sepamos a ciencia cierta porqué se producen estos accidentes con vehículos VTC y porqué son tan escandalosos ( nula experiencia al volante en muchos casos, jornadas de trabajo maratonianas, alta rotación de puestos de trabajo) os aseguro de que no vamos a convencer a nadie que no haya sufrido algún percance que deje de usarlos y que nosotros somos mejores y más seguros.

O incluso aunque hayan tenido algún accidente. Y no es así por varias razones. La primera es que de esta manera tampoco estamos vendiendo una imagen real de lo que tiene de bueno y porqué es mejor y más seguro el taxi, sino que nos estamos poniéndonos al mismo nivel que la VTC. Y creedme que eso no nos deja en muy buen lugar frente al ciudadano de a pie, ya que al fin y al cabo y sin unos números reales que demuestren la alta siniestralidad de los vehículos de Uber y Cabify, (que los debería de haber, eso es así pero se ve que alguien como siempre, no le interesa, lógicamente) como indicaba, un accidente lo puede tener cualquiera. Con lo que presentar estas imágenes  como reclamo casi nos deja peor.

Por otra parte, también hay que entender que el ser humano es kamikaze por naturaleza. Sí, tal cual. No es que todos los clientes de Uber o Cabify vayan buscando el peligro o que les estafen, pero sí que pese a ser conscientes de ello, piensan que no les va a tocar y por eso lo siguen usando. Incluso aunque les engañen o tengan un percance, probablemente vuelvan a ir en Uber o en Cabify pensando que a ellos, no les va a volver a pasar, por muchas probabilidades que sabemos que haya.

Es que hemos visto sobretodo en redes que es tanta la convicción sobre esto, que algunos han tenido más experiencias negativas con VTC que con taxis y aún así, siguen usando los servicios de Uber y Cabify porque todavía se acuerdan de lo que les pasó con el taxista.

Realmente parece que no tiene sentido pero es que, el ser humano es más complejo de lo que parece, con muchas contradicciones, y muchas veces más que advertir, simplemente por desgracia hay que dejar que pase. Al final sabemos que la mayoría de los clientes van a tener una mala experiencia con estas empresas y nosotros tampoco ni somos futurologos ni somos la niñera de nadie.

Creo que dejando esto claro, en cuanto lo que debemos hacer (que es realmente donde quiero llegar), es olvidarnos de lo que pasa con Uber o con Cabify y centrarnos en mejorar la imagen que tiene el sector del taxi por sus propias virtudes, que son muchas y más importantes que cualquier otro servicio.

Y de eso se trata mi trabajo, escribiendo en varias publicaciones de medios independientes varias veces al mes y colaborando con otros colectivos o simplemente, difundiendo acciones solidarias o de servicio que se realizan desde el sector como los traslados gratuitos de donantes sangre y de sanitarios, o el Taxi Luz a nivel más particular u otras cuestiones como el servicio tan profesional y con tanta vocación por el cliente como es a nivel general, el que prestáis todos vosotros.

Y sí que es cierto que muchas veces hablo de Uber o de Cabify o de Free Now, pero no por sus accidentes, sino con hechos objetivos que todos sabemos que afectan a la sociedad, como son la evasión fiscal, el dumping o la precariedad, algo que no sólo pasa en el sector del transporte, sino que sabemos que está afectando a otros trabajadores, con pruebas y contra lo que por ejemplo, desde Taxi Project estamos actuado contra ello a nivel judicial.

Ellos entraron haciendo un marketing para vender las VTC mintiendo sobre el taxi y sobre vuestro servicio, escondiendo sus vergüenzas y sin confrontar directamente con nosotros hasta que les hemos plantado cara y se han presentado ante la sociedad como víctimas y como modernos. Tenemos que ser más inteligentes en ese aspecto. Además ya no tienen tan de su lado a ciertos medios convencionales que han visto como los accidentes de VTC también venden. Dejemos que sean ellos quiénes hagan el trabajo.

Y ahí es donde quiero llegar. 

Porque hay otro factor que más que importante, es el determinante para el sector del taxi y su futuro, porque es el que realmente nos afecta : Las decenas de batallas judiciales y administrativas que tenemos en frente.

Sí, porque mientras que unos se han estado dedicando a publicar y compartir decenas de imágenes de vehículos VTC reventados o en situaciones verdaderamente dantescas, Uber y Cabify, las flotas de vehículos VTC o incluso Free Now han estado y siguen haciendo presión tanto en la UE y a nivel estatal, como en las Comunidades y Ayuntamientos para acabar con el sector del taxi y ajustar la legislación a su modelo de negocio. 

Y por otra parte, mientras que solamente unos pocos compañeros se están implicando, aportando económicamente para dar músculo al sector, otros no ayudan al taxi, dejando al sector con el culo al aire.

Y mientras, Uber y Cabify siguen pleiteando hasta el techo para ver si nos pillan en un renuncio. Siguen recurriendo en todos los juzgados y sobre todos los procedimientos para poder cogernos en un momento en el que nadie defienda al taxi y nos tumben las leyes, esas normas tan importantes que hasta el día de hoy han estado asegurando un «futuro» tanto para el sector como para vuestro patrimonio. No podemos arriesgarnos a exponer al taxi de esta manera.

Unas leyes que si bien, en muchos casos no nos han salvado de la presión y de perder terreno ante Uber y Cabify, si acaban con ellas será nuestra estocada final.

Y de otro modo y con la implicación de todas y de todos no sólo podemos hacer que lo que tenemos se mantenga en el tiempo, sino que también nos sirva para atacar en lugar de defendernos.

Uber y Cabify buscan entrar por una puerta de detrás que nos dejemos abierta para acabar con todos vosotros, con nuestro sector. Están acechando porque saben que su fin se acerca y no les queda de otra.

Nostros tenemos la oportunidad de esperar detrás y darles en todas las narices con tal fuerza que no vuelvan a levantarse. Pero necesitamos más empuje, más implicación y sobre todo que nos centremos en lo mejores que somos y en lo bueno que tenemos. Sí luego a cada cerdo le llega siempre.

De la imagen del sector y de mostrar la verdadera cara y lo que es Uber y Cabify, ya nos encargamos algunos, no os preocupéis, vosotros disfrutad, compartid, difundid y estar convencidos de que somos mejores, porque la realidad es que lo somos.

El momento del taxi es ahora

Ahora ya, no mañana. Mañana puede que sólo nos lamentemos. Vamos a por ellos!!.

Sí quieres unirte y ser parte de la batalla más grand que tenemos por delante, pincha en el siguiente enlace: https://antaxi.es/?p=694 

P.D Y se aporta por convicciones, porque creemos en el taxi y en los taxistas,  queremos un futuro para nuestro sector y para nuestras familias y porque nos beneficia a todas y a todos. El que lo haga pensando en sacar algún tipo de rédito diferente a este a nivel personal, que se lo haga mirar.

El momento del taxi