El taxi no merece determinados espectáculos como lo que hemos vivido en Madrid

Hace apenas unas semanas, nos despertábamos con una de las mejores noticias que ha recibido el Taxi de Madrid y de toda España en los últimos tiempos.

FPTM había conseguido tumbar por un defecto de forma, el nuevo reglamento del Taxi desarrollado por el Partido Popular, con el objetivo de liberalizar el Taxi de Madrid y asimilarlo al sector VTC, para posteriormente convertir los dos sectores en lo mismo y que no pudieran ser diferenciados.

A corto plazo, era uno de los grandes peligros que acechaban al sector del Taxi en Madrid, algo que asustaba de verdad, y algo contra lo que tres asociaciones estaban luchando en los juzgados, FPTM, Plataforma Caracol y Taxi Project.

Este logro es provisional, puesto que AMT o los floteros de Madrid, con intereses cruzados en el sector VTC, han impugnado esta resolución del juzgado y quién sabe si se reabrirá y juzgará hasta el fondo, y donde las tres asociaciones, tendrán que defender al sector del Taxi, de ese ataque a su esencia de servicio público y explotado mayoritariamente por taxistas autónomos con una sola licencia.

Donde lo deseable, hubiese sido una proclama de unión y felicitaciones dentro del sector del Taxi, por otra parte, muy escaso de ello, nos encontramos con un escenario, de egoísmos, celos y envidias, más propio de telenovelas de media tarde, que de un sector como el del Taxi, que pelea por unos objetivos comunes, frente a enemigos comunes.

Nada más saltar la noticia en los medios, y para asombro de muchos, se produjo instantáneamente un reality show montado por la asociación Plataforma Caracol y su presidente, para desacreditar el logro que en esta ocasión había conseguido FPTM, y que era un logro de todos los taxistas, donde lo menos importante era quien lo hubiese conseguido, esa no era la noticia, la noticia era haberle parado los pies a los intrusos, porque no siempre se consigue, y ni siquiera sabemos si el sector del Taxi podrá celebrarlo durante mucho tiempo, esperamos que si.

Desde hace unos dos años, estos espectáculos infumables, vienen siendo la nota habitual de la mencionada asociación y especialmente de su presidente, al que todos conocen como peseto loco, y al que quizás deberían llamar, «peseto loco y sin cura», porque su historial de basura mediática, nunca nadie conseguirá batirlo en el sector del taxi, de eso estamos seguros.

En realidad, no había pasado tanto tiempo, desde que se destapó el último y bochornoso espectáculo del citado personaje.

En las redes apareció la noticia de que un taxista de Madrid, al que llaman «Tallón», había sido cazado trabajando para Uber en Madrid, donde dicen que hay unos 1.500 taxistas trabajando para ellos, algo sobre lo que tenemos serias dudas, desgraciadamente esto sería un hecho sin mayor relevancia, de no ser, porque el tal «Tallón» junto al presidente de la Plataforma Caracol, llevaban meses colaborando de la mano en muchos programas radiofónicos, para intentar desprestigiar a diferentes asociaciones y taxistas de Madrid y Barcelona, pero al final ahí ha quedado ese retrato para la posteridad, el retrato del tándem radiofónico, que tantas «orgías» de linchamientos habían protagonizado contra distintas asociaciones y taxistas, ahora el sector ya sabe que uno de ellos era un traidor vendido a Uber, y sobre el otro, el tiempo lo dirá, pero opiniones hay muchas hace tiempo.

Estos actos esperpénticos han ido en aumento en este último y reciente episodio, hasta tal punto que nada más conocerse la sentencia favorable a FPTM, y favorable a todo el sector contra el reglamento diseñado por el Partido Popular contra el taxi de Madrid, intentaron hacer creer al sector, que los juristas de FPTM, habían sido asesorados legalmente por un taxista socio de esa plataforma, para enseñarles a impugnar el reglamento, cuando hay que decir, que FPTM tiene uno de los equipos jurídicos con más prestigio de toda España, y con mayores logros para el sector del Taxi en todo el estado.

Intentaron colarle al sector, una vieja figura ya muy desgastada y desfasada, como es la del taxista jurista, un taxista sin estudios de jurista, pero por encima de los propios juristas en cuanto a conocimientos, casi nada.

Después esperaron unos días, a que el juez entregase a la Plataforma Caracol la resolución a su recurso, un recurso presentado bastante tiempo después al que presentó FPTM, y donde también se cuestionaba el mismo defecto de forma, el juez les contestó dándoles la razón, pero recordándoles en la misma sentencia, que la resolución ya se había dado anteriormente con el recurso de FPTM, como así había sido también publicado por diferentes medios.

Y ahí nace el remate de este último espectáculo bochornoso, publicaron sólo una parte de la resolución del juez, y le contaron al sector que ese logro contra el reglamento, había sido de Plataforma Caracol, como si acaso el sector hubiese olvidado, que una semana antes ya se había pronunciado la justicia dando la razón a FPTM contra el citado reglamento, como así reflejaron muchos medios, en una sentencia que también se hizo pública.

El estado competitivo por el «medallero» llegó a tal extremo, que decidieron también comprar un lote de megustas lowcost para Facebook, e inflaron la publicación de la manipulada noticia, con tan «mala suerte» para ellos, que habían comprado un lote de más de 200 chicas y menores asiáticas, con lo cual los taxistas se dieron cuenta rápidamente, del patético montaje que estaban llevando a cabo en la página de la Plataforma Caracol.

En el sector del taxi se habían visto algunos esperpentos, pero pensamos que ellos han batido el récord por decirlo de alguna forma, y lo han hecho engañando a los taxistas, desprestigiando al sector del taxi, y también faltando al respeto a chicas y menores que son controladas y manipuladas por mafias digitales, que se aprovechan de su inocencia y necesidad, por muy poco dinero.

El presidente de Plataforma Caracol es experto en acosar, desprestigiar, difamar, agredir, insultar y manipular, pero creemos que esta vez ha ido demasiado lejos y cruzado demasiadas líneas rojas, aunque la realidad es que lleva mucho tiempo viviendo en la falsedad y el engaño.

El resto de taxistas que entran al trapo, deberían plantearse si no se equivocan, entendemos que se informe al sector de estas fechorías, y hasta que se haga alguna broma con ello, pero objetivamente todo esto es demasiado serio, y deberían plantearse si el mejor camino para el sector del taxi, no es la absoluta ignorancia hacia ellos y especialmente hacia el que está peor de todos, y a tenor de su historial, sin cura posible.

El sector del Taxi merece mucho más, ni siquiera merece la sola presencia de este personaje en su colectivo, porque de una u otra forma cada día lo ensucia públicamente, esperamos como usuarios que somos también del gran servicio de Taxi, que en el desempeño diario de su profesión al menos intente ser persona, algo que por desgracia no parece que le resulte nada fácil.

El taxi no merece determinados espectáculos