La doble moral

Por Antonio Sanabria (socio de Elite Taxi)

Es muy fácil vivir siendo un espectador del sufrimiento ajeno, de ese sufrimiento que pasa cerca tuyo pero que a ti no te roza.

También es muy fácil ser cómplice pasivo y a veces no tan pasivo, del acoso al que se ven sometidas personas a las que un día llamaste compañeros.

Tito Álvarez y la junta de Élite Barcelona han sido víctimas de bullying durante más de un año, con todo tipo de graves acusaciones, vejaciones, así como montajes manipulados, y mal intencionados.

En esta vida puedes desear muchas cosas, pero mejor no esperar nunca nada de nadie, ni siquiera de los que te pasan la mano por el hombro, esa es la manera de no llevarte decepciones nunca y de ser más fuerte cada día.

Cuando esta situación de acoso afecta única e individualmente a personas, hasta se podría entender aquello de que «cada uno barra su casa».

Pero, cuando para poner en marcha este acoso, se utilizan medios de los que el sector del Taxi se ha estado defendiendo durante los últimos años, como dirigentes confabulados con las administraciones del PP para la destrucción del sector, o medios de comunicación que se han destacado por ser el altavoz de los enemigos del Taxi, cada taxista debería preguntarse internamente, si mantener una posición de perfil significa estar traicionando a los tuyos, a tu gente, a tu familia, a tu trabajo y negocio, y en definitiva a tu sector.

No todo vale en esta vida, el sector del Taxi ha aprendido muchas cosas durante los últimos años, pero por momentos parece que no ha aprendido nada.

Es muy fácil mantenerse en una posición de perfil, cuando sabes sobradamente que posicionarte te pone en el punto de mira de los acosadores, pero que no hacerlo, no te discrimina de aquellos que, si están siendo acosados y hasta aquí casi todo puede ser entendible, porque en el silencio se vive con comodidad.

La doble moral aparece cuando aquellos que han sido acosados y machacados, deciden que en esta vida todo tiene un límite y se revuelven con todas las consecuencias y entonces aparecen aquellos otros que vivieron de perfil, para explicarle a los acosados que las guerras internas del sector no son buenas para nadie, aquellos que incluso han tolerado que de esta «orgía» de acoso participen enemigos históricos del sector, desde dentro y desde fuera.

¿Dónde se quedaron los códigos de lucha, de los que Élite presumía?

A algunos no se os ha esperado durante más de un año, cuando las cosas han sido muy difíciles para esos que llamabais compañeros y tampoco se os espera ahora, para dar lecciones de moralidad y compañerismo a aquellos que han decidido que todo principio tiene un final.

Compañeros son aquellos que defienden colectivamente a un sector, no aquellos que se alían con nuestros enemigos para destruir a otros compañeros y a otros movimientos en defensa del Taxi, ni siquiera estando en desacuerdo con ellos.

El sector había aprendido mucho durante los últimos años, esperamos y deseamos que ese aprendizaje no haya caído en saco roto, porque los enemigos del sector han estado disfrutando de lo lindo durante más de un año, pero deben saber y sabrán, que al Taxi no se le vence ni siquiera desde dentro.

Contenido protegido con copyright excepto para los clientes abonados a todotaxi y según los términos de su contrato.

La doble moral

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su dirección de correo electrónico aquí