Los taxistas de Nueva York bloquean el puente de Brooklyn exigiendo soluciones a su catástrofe económica

La tarde del jueves, caravanas de taxis bloquearon el Puente de Brooklyn y el Puente de Queensboro en la ciudad de Nueva York, deteniendo el tráfico en dos de las principales entradas a Manhattan.

Los taxistas protagonizaron la protesta para exigir una condonación de las deudas.

El impacto de la pandemia de COVID-19 ha profundizado la catástrofe económica que enfrentan estos factores.

En junio, el 75 % de los taxistas mo podían trabajar debido a la falta de demanda.

Desde entonces, el servicio del taxi a seguido a la baja, con los distritos comerciales todavía vacíos ya que muchos residentes de Manhattan se van hacia otros lados y el turismo no existe.

Los taxistas de Nueva York operan bajo un sistema basado en medallones, lo que son las licencias, que sirvieron como medio para la especulación financiera.

El coste de un medallón aumentó en el año 2014 a 1.300.000 dólares, antes de que se desplomase debido a la entrada en la ciudad de Uber y Lyft. Ahora una licencia cuesta menos de 100.000 dólares.

En todo el sector, los taxistas están inmersos en masivos préstamos y no hay manera de generar suficientes ingresos para poder hacer frente a los créditos.

Trágicamente, esto ha provocado una ola de suicidios. Un caso fue el de Doug Shifter, un taxista de 61 años que escribió en una publicación de Facebook poco antes de su suicidio:

“Trabajé de 100 a 120 horas consecutivas casi todas las semanas durante los últimos catorce años. Cuando la industria comenzó en 1981, hacía un promedio de 40 a 50 horas. ¡Ya no puedo sobrevivir trabajando 120 horas! … Esto es ESCLAVITUD. No sé de qué otra forma me puede expresar que no sea esta».

Protesta de los taxistas de Nueva York para exigir condonación de parte de la deuda

 

Protesta de los taxistas de Nueva York para exigir condonación de parte de la deuda

 

La pandemia ha empeorado una situación ya grave, dejando a los taxistas totalmente dependientes del apoyo del gobierno para pagar sus préstamos y cubrir los gastos de subsistencia.

El 25 de julio finalizó la ayuda que ofrecía el gobierno federal de 600 dólares, lo que puso a los taxistas en una situación imposible.

Bill de Blasio, el alcalde demócrata de Nueva York, había indicado desde el principio que su administración no haría nada para ayudar a los trabajadores que no pudieran pagar sus facturas.

“Antes de esta pandemia, estábamos lidiando con un problema realmente profundo para los taxistas. Todo se detuvo debido al coronavirus y obviamente nosotros, la ciudad de Nueva York, no tenemos recursos para ningún tipo de rescate directo”, dijo en una conferencia de prensa a finales de junio.

La Alianza de Trabajadores del Taxi de Nueva York (NYTWA) tiene afiliados a más de 21.000 conductores, – pero aquí entran también los de Uber y Lyft -, comenzaron la protesta «Campaña Medallion de Condonación» (“Medallion Debt Forgiveness Campaign”) que comenzó el 5 de julio.

Los parásitos responsables de la insoportable carga de la deuda de los conductores son la oligarquía financiera, que han hecho una fortuna reestructurando la industria del transporte mediante la superexplotación de los conductores de VTCs.

También se están moviendo para extraer todas las ganancias que puedan del colapso del sector de los taxis.

Marblegate Asset Management se convirtió en el mayor tenedor de préstamos para taxis en febrero de este año, comprando 3.500 préstamos medallón por 350 millones de dólares en una subasta.

A pesar de una terrible pandemia que ha matado a más de 200.000 estadounidenses y ha paralizado la economía mundial, la firma financiera ha exigido que al menos 2.000 propietarios de medallones paguen 1.500 dólares al mes por su deuda.

La firma, junto con toda la clase capitalista, cuenta con el respaldo total de los gobiernos locales, estatales y federales, integrados por políticos del Partido Demócrata y del Partido Republicano que son leales a sus intereses.

Profundamente preocupados por el creciente espíritu de lucha de la clase trabajadora, más de 150 líderes corporativos y financieros de la ciudad de Nueva York enviaron una carta al alcalde de Blasio el jueves pasado, insistiendo en medidas despiadadas para defender los intereses de las grandes empresas.

La protesta de los taxistas se produce en el contexto de una creciente militancia en la clase trabajadora.

Ha surgido una oposición masiva entre los educadores a la reapertura imprudente de las escuelas, incluso en la ciudad de Nueva York, donde el alcalde ha retrasado dos veces el inicio de las clases presenciales.

Los trabajadores de las universidades se han declarado en huelga en Michigan e Illinois.

En los últimos meses se han formado comités de seguridad integrados por trabajadores automotrices, maestros y otros trabajadores para organizar una lucha por condiciones de trabajo seguras.

En lugar de presionar para ampliar la lucha de los taxistas, la NYTWA ha aislado a estos trabajadores.

El sindicato tiene campañas separadas para los conductores de Uber, Lyft y taxis a pesar de que estos trabajadores trabajan en la misma industria y realizan la misma tarea esencial.


El único objetivo de estas campañas ha sido promover la ilusión de que los políticos del Partido Demócrata lucharán por los intereses de los trabajadores.

Esto ignora el hecho de que el Partido Demócrata es un brazo de la élite empresarial y financiera responsable de atacar a los trabajadores.

Mientras decenas de millones de trabajadores desempleados y mal pagados se han visto privados de su derecho a desempleo y no han podido pagar sus deudas y facturas, la Reserva Federal ha proporcionado más de 3 billones a los mercados financieros para evitar un colapso.

En efecto, el gobierno y sus apéndices no tienen escasez de fondos cuando se trata de ayudar a empresas como Marblegate Asset Management, pero mientras tanto dejan que los trabajadores como los taxistas mueran de hambre.

 

informe oficial sobre la crisis en las licencias de taxi en Nueva York

 

 

Contenido protegido con copyright excepto para los clientes abonados a Todotaxi y según los términos de su contrato.

Los taxistas de Nueva York bloquean el puente de Brooklyn