El taxi de Quebec sufre una caída del 40% de la facturación

Los bares con horarios restringidos, la cancelación del Festival de Verano de la Ciudad de Quebec y la ausencia de la temporada de cruceros son un verdadero dolor de cabeza para los taxistas.

«Es seguro que es un período difícil para nuestro sector con los bares cerrando tan pronto. Antes estábamos acostumbrados a tener clientes hasta las tres o las cuatro de la mañana, pero el Grande-Allée está completamente desierto a medianoche”, explica Luc Selesse, director de Taxis Coop Québec.

El número de llamadas ha caído a más de la mitad. La empresa Taxis Coop recibió alrededor de 50.000 llamadas en una sola semana el verano pasado.

El panorama es completamente diferente este verano con la pandemia, se recibieron menos de 24.000 llamadas.

Sin vuelos

El sector del taxi también se ve afectado por la disminución del número de pasajeros en el aeropuerto Jean-Lesage en Quebec.

“A veces tenemos que esperar hasta cuatro horas para ver aparecer a un cliente en la salida del aeropuerto. No podemos esperar todo el día aquí, pero no tenemos otra opción si queremos ganar algo de dinero, porque en la calle no hay nadie”, comenta un taxista, estacionado frente a la puerta del hotel de entrada al aeropuerto.

“No tengo más remedio que trabajar más horas. Normalmente trabajo ocho horas al día, pero desde el inicio de la pandemia tengo que trabajar al menos doce horas para poder llegar”, agrega otro taxista.

Las consecuencias del COVID-19 podrían sentirse durante unos años más entre los taxistas.

La industria del taxi cambiará de nombre

Se esperan grandes cambios este otoño.

El gobierno de Legault anunciará una nueva ley que afectará a la industria del taxi, que en adelante se denominará Transporte de pasajeros de pago.

“Habrá muchos cambios para las empresas de taxis y también muchas más responsabilidades para las cooperativas. No habrá más cuotas y será más fácil para todos convertirse en taxista más rápidamente.

Además, la licencia de taxi ya no valdrá nada en el otoño con la nueva ley, porque el gobierno volvió a comprar las licencias a los precios que la gente pagaba en años anteriores, mientras que hoy valen mucho más”.

Más noticias del sector del taxi en Canadá

El taxi de Quebec sufre una caída del 40% de la facturación