Miles de taxistas madrileños paralizan la capital: «Ni ayuso ni Almeida dan soluciones»

Ya sabemos que Isabel Díaz Ayuso no sabe cómo se cierra Madrid, ahora hemos descubierto que tampoco está capacitada para poder regular el servicio público de transporte del taxi.

Almeida dice que «no puede obligar a no trabajar a quien no quiere hacerlo».

Y los taxistas dicen que, si no saben dirigir la movilidad de la ciudad, lo más razanoble sería cambiar a estos políticos por otros que si sepan hacerlo.

Miles de profesionales del sector del taxi se han reunido este martes en el centro de la capital, colapsado el Paseo de Recoletos y el Paseo del Prado desde la Biblioteca Nacional hasta la fuente de Neptuno.

Entre medias, el Palacio de Cibeles, sede del Gobierno municipal y blanco de las protestas.

Unas protestas autorizadas por la Delegación de Gobierno con una autorización máxima de 10.000 vehículos que han se han iniciado a las 10 horas en la Plaza de Colón y han recorrido la calle Goya, Serrano, la Plaza de la Independencia y la calle Alcalá hasta finalizar en Cibeles.

Julio Sanz, presidente de la Federación Profesional del Taxi de Madrid:

«Nos encontramos con un desprecio del Ayuntamiento poniendo toda la flota en la calle sin ninguna discriminación».

Esa baja demanda, que las asociaciones calculan en el 15%, es la que lleva al sector a pedir una reducción de la flota entorno al 50% como durante el estado de alarma. Una medida que el alcalde, José Luis Martínez-Almeida ha reiterado que «no es posible» precisamente sin ese estado de alarma.

El pasado viernes, el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, del PP, decía:

«Estamos dispuestos a eximirles de la obligación de trabajar de manera que sea voluntario porque ahora deben hacerlo de forma obligatoria cinco días a la semana y 7 horas al día».

Propuesta que este martes la Federación Profesional del Taxi y Élite Taxi han calificado de «brindis al sol» porque «no se ha trasladado oficialmente» al sector.

Desde el sector, Julio Sanz ha reclamado este martes «una regulación provisional para los meses de julio y septiembre» que permita reducir su flota al 50% de la habitual como sucede en el mes de agosto por el período estival.

Los taxis circulando 14 horas en vacío

Los taxistas consideran que el colectivo «se expone innecesariamente a contraer y propagar» el virus, además de «sobrecargar el espacio público de la ciudad», dada la «nula afluencia de viajeros a las terminales aeroportuarias, ferroviarias y de autobuses, así como las limitaciones de ofertas de ocio masivas».

También señalan al incremento de la contaminación que supone que toda la flota preste servicio y que se fomente una «sobreoferta» de vehículos que actualmente la demanda no precisa.

Las dos asociaciones plantearon que, dada la «urgencia» de la situación, el Consistorio debería realizar, al amparo de los artículos 37.4 y 38 de la ordenanza municipal, un periodo «transitorio y excepcional» de limitación de oferta.

Los ciudadanos están con el taxi

Lucha del taxi en Madrid: «Ángel Garrido, no queremos sus agradecimientos»

Miles de taxistas madrileños paralizan la capital: «Ni ayuso ni Almeida dan soluciones»