Nueva York no va a legislar la ‘ley hecha a medida’ por Uber y Lyft

Los esfuerzos de Uber Technologies Inc. y Lyft Inc. para llegar a un compromiso con los legisladores de Nueva York sufrieron un revés esta semana.

La exfuncionaria sindical dem√≥crata Diane Savino ten√≠a como objetivo presentar un proyecto de ley con apoyo tanto laboral como del sector del transporte para aprobarlo antes de que finalizase la sesi√≥n legislativa de este a√Īo en esta semana, pero indic√≥ que¬†‚Äúnunca pudimos reunir a todos‚ÄĚ.

¬ęEs un problema complicado, pero la √ļnica forma en que vamos a llegar a una soluci√≥n es que la gente tendr√° que dejar de lado sus propias agendas y pensar, ¬Ņc√≥mo lo resolvemos?¬Ľ.

La declaración de Savino mandó las acciones de Uber y Lyft a un mínimo intradiario. Cada acción bajó más de un 3% este martes.

Los ejecutivos y cabilderos de las empresas disruptivas de la ‘econom√≠a gig’ han intentado durante a√Īos lograr un acuerdo que cumpliera sus objetivos de preservar a los conductores como aut√≥nomos, en lugar de como empleados con derecho a sindicalizarse.

En Nueva York, las empresas de transporte Uber y Lyft han estado en conversaciones sobre este acuerdo legislativo con los grupos laborales como la AFL-CIO del estado de Nueva York y el Independent Drivers Guild, una afiliada de la Asociación Internacional de Maquinistas lanzada en 2016 con fondos de Uber.

El proyecto de ley que surgió de esas conversaciones fue publicado por Bloomberg Law a finales de mayo y generó fuertes críticas de algunos legisladores y grupos laborales influyentes, quienes argumentaron que la propuesta ayudaría a las empresas a continuar negando a los trabajadores todos los derechos que merecen, incluida la oportunidad de ejercer democráticamente asociarse a un sindicato.


Te puede interesar:


Seg√ļn la propuesta, el estado podr√≠a designar a un sindicato que inscribiera a una d√©cima parte de los conductores de transporte para representar a todos esos trabajadores en las conversaciones de ¬ęnegociaci√≥n sectorial¬Ľ sobre las reglas recomendadas para el sector.

Las empresas de transporte que llegaran a acuerdos con los sindicatos estarían protegidas de otras leyes laborales estatales, y se utilizarían 10 centavos de cada viaje o entrega para financiar los sindicatos participantes.

‚ÄúLa muerte de este proyecto de ley representa el poder que tienen los repartidores‚ÄĚ, dijo Ligia Guallpa, directora ejecutiva del Workers Justice Project, cuyo grupo organizador de Los Deliveristas Unidos se pronunci√≥ en contra de la propuesta el mes pasado y estimul√≥ al Sindicato de Trabajadores del Transporte, que hab√≠a sido uno de los defensores m√°s vocales del compromiso, para retirar su apoyo.

Savino dijo que aprobar√° un proyecto de ley el pr√≥ximo a√Īo y est√° ansiosa por abordar las propuestas de grupos como Los Deliveristas, con quienes ella y representantes de DoorDash Inc. y Uber se han reunido recientemente.

Asimismo, indicó que tomará la iniciativa en la redacción de la próxima versión del proyecto de ley, en lugar de ceder tanto a los líderes sindicales y empresariales para que lo redacten.

El borrador que ofrec√≠a Uber permite que los sindicatos sean reconocidos sin mostrar el apoyo de la mayor√≠a, dijo Savino, porque los trabajadores no tienen un espacio de trabajo com√ļn y se enfrentar√≠an a dificultades para organizarse.

‚ÄúLa mejor manera para que los trabajadores mejoren sus t√©rminos y condiciones es a trav√©s de la negociaci√≥n colectiva‚ÄĚ, dijo. ‚ÄúLos legisladores van y vienen, pero el sindicato es para siempre‚ÄĚ.

Los grupos laborales y del sector que han sido parte de las conversaciones dijeron esta semana que ellos también están decididos a lograr que algo se apruebe eventualmente.

Pero los miembros de la Alianza de Trabajadores del Taxi de Nueva York, incluidos los conductores de Uber y Lyft, se manifestaron en Albany el lunes contra el proyecto de ley a√ļn no presentado.

El grupo advirtió el martes contra cualquier acuerdo con las empresas que no ofrecen a los trabajadores todos los derechos de los empleados.

Nueva York no va a legislar la ‘ley hecha a medida’ por Uber y Lyft