Miguel Ángel Revilla defiende al taxi con la boca pequeña

Miguel Ángel Revilla recorrió España en un taxi durante un mes para hacer su programa y escribir su libro ‘Este país merece la pena». Como el mismo reconoce «Tengo fama de ir siempre en taxi», pero a veces las cosas no son como las pintan.

El Gobierno de Cantabria está en el punto de mira por diversas irregularidades en la contratación de los servicios de transporte escolar, y es que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha impuesto sanciones por más de 700.000 euros a varias empresas de transporte discrecional en Cantabria, acusándolas de formar un cártel y falsear documentación para conseguir las concesiones de transporte escolar en la región.

El expediente se inició tras la denuncia de la Federación Cántabra del Taxi, la cual ha denunciado en varias ocasiones las trabas que pone el Gobierno de Cantabria para que los taxistas puedan realizar los servicios de transporte escolar en vehículos de hasta nueve plazas.

Las empresas sancionadas adoptaban varias estrategias con el único objeto de eliminar la competencia en las licitaciones de muchas rutas de transporte escolar.

Estas mismas empresas también llegaron a acuerdos para ofrecer ofertas de coberturas en procedimientos negociados sin publicidad para asegurar la adjudicación de la licitación a la empresa que solicitaba la cobertura.

Además, se ha acreditado cómo varias empresas han hecho un uso ilícito de la figura de la Unión Temporal de Empresas para concurrir conjuntamente a un gran número de licitaciones evitando así tener que competir entre ellas.

Cabe destacar que el servicio de taxi a demanda se ofrece en infinidad de municipios de toda España, incluso en las comunidades donde gobierna el Partido Popular.

Miguel Ángel Revilla defiende al taxi con la boca pequeña