Las trampas de Uber y Lyft en su deseo de ceder las licencias en California

Uber y Lyft se encuentran en la primera etapa para posiblemente convertir a sus conductores de California en empleados.

De hecho, tenían hasta ayer día 20 según la sentencia de la Corte Suprema de San Francisco.

Sin embargo, en lugar de convertirse en empleados de las empresas, los conductores probablemente se convertirían en empleados de otras empresas.

Al considerar esta medida, Uber y Lyft evaluaron cómo FedEx Ground Package Systems respondió a una decisión del Noveno Circuito de 2014, Alexander contra FedEx, en la que la corte de apelaciones determinó que sus conductores eran empleados bajo la ley de California, la AB5.

Con el fin de evitar tanto la situación laboral como la posible sindicalización, FedEx reescribió sus contratos con los conductores y los convirtió de autónomos a trabajadores de franquicias.

Este cambio tuvo consecuencias nefastas para los trabajadores.

Uber y Lyft buscan ceder las licencias en California para eludir la Ley AB5

 

Uber y Lyft buscan ceder las licencias en California para eludir la Ley AB5

Antecedentes

¿Qué motiva que hablemos de este asunto sobre las franquicias de las llamadas empresas de «economía colaborativa»?

En abril de 2020, el fiscal general de California, Xavier Becerra, junto con los abogados de la ciudad y de otras ciudades de San Francisco, demandaron a Uber y Lyft por clasificar a los conductores como autónomos y solicitó al tribunal una orden judicial preliminar que obligase a las empresas a cumplir con la ley, destacando la necesidad de protecciones básicas para los trabajadores durante la pandemia global de la Covid-19.

En respuesta, el juez de California Ethan P. Schulman emitió un fallo histórico, ya que indicó que las compañías de transporte no podían esperar hasta noviembre para ver que decidían sus votantes, por lo que tenían hasta el 20 de agosto para dar de alta s sus conductores.

Uber y Lyft pierden el esperado juicio de California, los conductores son empleados
El juez de la corte suprema, Ethan P Schulman, en la estación de ferris San Fran

 

Uber y Lyft pierden el esperado juicio de California, los conductores son empleados

 

 

 

La propuesta 22

Al recibir la sentencia, las empresas amenazaron con suspender los servicios en California hasta noviembre, cuando los votantes de California votarán sobre la Proposición 22.

La Propuesta 22 crearía, de hecho, una nueva categoría de trabajadores por debajo del estándar para la mayoría de personas de color y mano de obra inmigrante.

La propuesta no incluye un salario mínimo, seguro de desempleo, compensación para trabajadores, seguro médico proporcionado por el empleador o baja por enfermedad.

Si la orden judicial se confirma en la apelación, podemos esperar que las empresas despidan a miles de trabajadores californianos con salarios bajos para crear una crisis política y económica en la que su engañosa propuesta podría aprobarse.

Franquicias de Uber y Lyft

En su orden del 4 de agosto de 2020, la corte de California pidió a Uber y Lyft que respondieran esta pregunta:

“¿Qué medidas, si las hubo, han tomado los Demandados para cumplir con la AB 5… desde que entró en vigor el 1 de enero de 2020?

El juez Schulman, aparentemente frustrado por su falta de respuesta, escribió en su decisión preliminar sobre la sentencia judicial: «Los acusados ​​claramente no respondieron».

A pesar del silencio, las empresas, como era de esperar, tienen una estrategia alternativa.

Tanto Uber como Lyft están considerando seriamente «otorgar licencias de sus marcas a operadores de flotas de vehículos en California».

Uber, por su parte, ya lo hace en España y Alemania.

Las empresas podrían crear un modelo de franquicia en el que cada conductor compra una franquicia y funciona como un empresario, o podrían contratar flotas más grandes que tengan licencia para usar sus marcas y tecnología.

En el primer escenario, en el que los conductores son franquiciados individuales, la cuestión de la responsabilidad de las empresas sigue sin estar clara.

En octubre de 2018, se emitió el noveno circuito, Salazar v. McDonald’s, en el que los trabajadores demandantes habían demandado tanto al franquiciado como al franquiciador (McDonald’s) como empleadores conjuntos (según la teoría de la agencia) por violaciones de las leyes de salarios y horas de California y las leyes de pausas para comer y descansar.

El tribunal de apelaciones afirmó que, según los hechos, «McDonald’s no es un empleador conjunto de los empleados del franquiciado y que las demandas de agencia y negligencia fracasan como cuestión de derecho».

En el segundo escenario, que parece más probable, la mayoría de los conductores serían empleados, pero no de Uber y Lyft.

Si, como expresaron los representantes de Lyft, las empresas siguen el modelo de FedEx, Uber y Lyft contratarían a una empresa secundaria que tenga una flota de conductores.

Según la ley de California, esta empresa secundaria (a menos que se establezca como una cooperativa) tendría una relación laboral con los conductores que conducen para la flota.

La cuestión legal de la responsabilidad del “empleador conjunto” permanecería, pero Uber y Lyft, en un sentido inmediato, evitarían la responsabilidad como empleador.

Las trampas de Uber y Lyft en su deseo de ceder las licencias en California