Uber: Nada es mayor prueba que la evidencia misma

El director general de Uber España, Juan Galiardo Sosa, que lleva tiempo esperando el momento oportuno para arramblar con todo, ha vuelto a salir por peteneras en los medios de comunicación y al más puro estilo «¿Qué tiene la Zarzamora…?» se ha lamentado amargamente de que no tiene taxistas registrados en la aplicación de Uber – taxi con los que poder dar servicio en Barcelona.

Hasta ahí todo normal, porque se podría considerar que todas las personas por mal que caigan y por mucho que pretendan perjudicar al contrario tienen derecho al pataleo, pero lo chungo es ya cuando se le calienta el hocico e insulta a los taxistas acusándonos de chantajistas.

Y es aquí cuando se acaba el buen rollito y hay que proceder a contestaros como mandan los cánones, no sin antes plantear una serie de preguntas que puede que a muchos os hayan venido a la cabeza después de oír las lamentaciones pidiendo que las Administraciones y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado tomen cartas en el asunto.

Y he ahí la cuestión:

¿En qué asunto? ¿Es que no vivimos en un país democrático? ¿Es que acaso es un delito que un colectivo compuesto por 10.000 autónomos y 4.000 empleados muestre su indignación y su desacuerdo si considera que unos pocos quieren perjudicar al resto del colectivo?

¿Va a venir una multinacional que paga impuestos en Holanda y que trata a sus trabajadores como esclavos a decirnos a los taxistas de Barcelona lo que podemos hacer o decir? ¿Está prohibido que rechacemos de plano trabajar bajo vuestro yugo?

Juanito, según tú y tu compañía desde «una parte del sector del taxi» se está llevando a cabo una campaña de intimidación por parte de los taxistas contra aquellos coincidentes laborales a los que legítimamente la inmensa mayoría del colectivo considera que son, como mínimo, unos inconscientes y unos insolidarios e incluso unos traidores que cargan la nitroglicerina en forma de app aunque luego se les perdone su falta de respeto porque buscan el Salario Del Miedo.

Con a «esa parte del sector» supongo que os debéis de referir a los 5.000 taxistas que previa convocatoria por parte de la asociación Élite Taxi Barcelona se movilizaron pacíficamente hace un mes y medio para deciros que prefieren la dignidad a las piscinas de trabajar con vosotros o con alguna compañía con las que os vayáis a fusionar a corto o medio plazo.


5.000 taxis de Barcelona en marcha lenta contra Uber

 

5.000 taxis de Barcelona en marcha lenta contra Uber

 


Con a «esa parte del sector» supongo que os estáis refiriendo a otros 5.000 taxistas más que ‘por hache o por B’ decidieron no movilizarse pero que a todo el mundo le consta que están en contra de vuestra entrada porque así se palpa por nuestros canales de comunicación y a pie de calle.

Con a «esa parte del sector» supongo que os referís a esos 4.000 que no se implican en absolutamente nada en lo que concierne a la defensa de su sector y por ende de su puesto de trabajo pero que por ese mismo motivo acatan siempre lo que dice la gran mayoría.

Con «a esa parte del sector» os referís a todas las empresas de intermediación que como no podía ser de otra manera también mostraron su rechazo hacia vosotros apoyando de manera explícita la movilización en contra vuestra entrada dentro del sector.

Con «esa parte del sector» os referís a los 14.000 taxis que van a estar operando bajo el paraguas de una aplicación pública conectados 100% con el usuario.

Pues ahora como chivatines de patio de colegio que sois, vais y lo cascáis en la administración, en una Comisaría o en un Juzgado de Guardia y denunciáis a «esa pequeñita parte del gremio» que legítimamente está truncando vuestros planes para absorber al sector.

¿Es licita la “apropiación indebida” de un sector público por parte de un futuro monopolio empresarial?

¿No es despreciable que un servicio público al alcance de todos entre en un juego de precios protagonizado por la oferta y la demanda?

¿Es lícito apropiarse de sectores mediante ingeniería financiera que destroza las acciones de los minoristas para vender al descubierto o a través de warrants o futuros puts que genera innumerables beneficios al caer la valoración mientras se genera pobreza entre los taxistas?

«Señor Pérez Zujovic, su conciencia la enterró en un ataúd. Y no limpiaran sus manos toda la lluvia del Sur». – Victor Jara


Inspección de Trabajo de Cataluña sanciona a Cabify, dos subcontratas y una ETT

 

El taxi de Barcelona anuncia movilizaciones la semana del 17 de mayo

 


Uber: Nada es mayor prueba que la evidencia misma